Guadalupe Irízar
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- La magistrada del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, Janine Otálora, expresó su desacuerdo con la propuesta de desaparecer a los Organismos Públicos Locales Electorales (Oples).
El riesgo, advirtió, es crear un organismo electoral nacional tan grande que impediría concretar el objetivo de bajar sus costos.
«No, me parece que sería hacer del INE un órgano excesivamente grande y no forzosamente se racionalizaría el gasto», apuntó.
Otálora se manifestó también a favor de la permanencia de los tribunales electorales estatales, como una figura, junto con los Oples, del federalismo en el país.
«Tienen su razón de ser. Estamos en un sistema federal; no habría federalismo judicial si desaparecen tanto los tribunales locales como los Oples», señaló.
Sin embargo, la ex presidenta del Trife está de acuerdo en que bajen costos y presupuestos de los organismos electorales.
«Lo que han crecido tanto el INE como el propio Tribunal Electoral se debe en gran parte por esas crisis que había de no confiar y de cómo se llevaban las elecciones.
«Pero si hay ya elecciones más limpias y procesos más democráticos, deberían de disminuir los costos de estos órganos», apuntó.
La magistrada de la Sala Superior recordó que las elecciones ya son concurrentes en muchos casos, y eso, dijo, ayuda a plantear un presupuesto diferente.
«Podríamos reflexionar sobre la manera de utilizar mejor este presupuesto, dando certeza jurídica a toda elección. Veo viable reacomodar el gasto en el ámbito de la justicia electoral, y actualizar la Ley de Medios de Impugnación, algo urgente porque la jurisprudencia no se ve reflejada en la norma», añadió.
En referencia al achicamiento de los órganos jurisdiccionales, Otálora consideró apropiado el número de magistrados de las salas.
«Es un número con el que se puede trabajar: son siete magistrados en Sala Superior, tres en las regionales y me parece lo adecuado», comentó.