Tras aclarar que la Asociación Estatal de Padres de Familia incursiona con firmeza en las escuelas públicas no para criminalizar a la gente, sino para despertar conciencia, limpiar desórdenes y resarcir afectaciones, su presidenta María Elida Gutiérrez Padilla aclaró que las aportaciones voluntarias a las mesas directivas se solicitarán en la primera quincena de septiembre, no en julio próximo como sucedió en ciclos lectivos anteriores.
Explicó que las aportaciones voluntarias a las mesas directivas de padres de familia no desaparecen, pero sí se reduce la cantidad solicitada en el pasado, gracias a los 200 pesos procedentes del Programa Estatal de Gestión Escolar (Proage), que en el ciclo 2018-2019 destinará un presupuesto de 50 millones de pesos.
Advirtió que este mecanismo no debe traducirse en actos de discriminación a los niños en las escuelas, aplicado por directores o maestros, cuya situación se ha registrado en este ciclo escolar 2017-2018, al no dejarlos entrar a los laboratorios de cómputo o tecnología, luego de que los papás recogieron los 200 pesos que habían aportado. Tal conducta se vive en escuelas de Jesús María.
La presidenta de la AEPF ejemplificó que si un padre de familia aportaba 400 pesos, ahora sólo serán 200 pesos, porque la cantidad restante procede de recursos públicos que serán entregados por el Gobierno Estatal para atender las necesidades de cada uno de los planteles educativos.
Subrayó que la Asociación Estatal de Padres de Familia se encuentra aquí para solucionar conflictos, “se deben quitar muchas formas de trabajo obsoletas, una de ellas es que los recursos se pedirán hasta que sean electas las nuevas mesas directivas del ciclo 2018-2019 o bien la renovación parcial de las mismas”.
“Esto significa que todo el movimiento de solicitar aportaciones a los papás sucederá a finales de agosto o a principios de septiembre 2018, donde una petición formal a los padres es que no se alejen de las escuelas, ellos son esenciales para atender las necesidades de sus hijos en los planteles escolares”, apuntó.
María Elida Gutiérrez Padilla recalcó que los padres de familia que participan o participarán en mesas directivas deben comprender que su colaboración y responsabilidad es grande, y en consecuencia deben ejercer una conducta intachable para propiciar la unión dentro de las instituciones educativas. “No tienen el derecho de gritarle a nadie, y siempre habrá que privilegiar el diálogo”.
Finalmente, la dirigente de la AEPF aseveró que los directores no son responsables de manejar la contabilidad de las mesas directivas de papás, pero sí deben coadyuvar en vigilar que los recursos que llevan los padres sean invertidos en los verdaderos requerimientos de las escuelas.

¡Participa con tu opinión!