Al informar que mediante los clubes de autonomía curricular se pretende sacar de la cultura del sedentarismo a una gran cantidad de niños de educación básica, la directora de Servicios Educativos del IEA, María de Lourdes Carmona Aguinaga, desmintió la versiones sobre la falta de capacidad de profesores que imparten cada una de esas áreas de enseñanza, por el contrario esos espacios se desarrollaron con base en las competencias de los maestros.
Indicó que los niños pueden elegir el club de su preferencia, y en el caso de los profesores se definieron con base a las posibilidades que podían ofrecer a su comunidad estudiantil.
“Además, a lo largo del año escolar, los estudiantes podrán elegir más de un club, mínimo dos y como máximo ocho clubes. Estas actividades forman parte del plan y programa de estudio de cada uno de los grados académicos de preescolar, primaria y secundaria”, indicó.
Asimismo, destacó que en la participación en los clubes, los estudiantes desarrollan competencias que les favorecerán en su desarrollo pleno.
Se tienen cinco ámbitos de preparación relacionados con el fortalecimiento de la formación académica, a fin de profundizar en las asignaturas tradicionales; otro se relaciona con el desarrollo personal y social y ahí están incluidos las artes, la educación física y el desenvolvimiento personal.
Otra área se relaciona con proyectos de impacto social en el cual se espera que la comunidad que rodea a la escuela sea beneficiada. Además de proyectos innovadores como robótica, educación financiera, el manejo de las redes sociales y cultura y tradiciones en donde está insertada la escuela, concretó.
“Algo interesante de los clubes es que estarán integrados por alumnos de los distintos grados de primaria y lo mismo en la secundaria”, destacó María de Lourdes Carmona Aguiñaga.
Finalmente, con respecto a las quejas recibidas por los libros de texto gratuitos, señaló que el Instituto de Educación de Aguascalientes no ha recibido ninguna, este tema es atendido directamente por los profesores a la hora de abordar las temáticas en el salón de clases. Los libros tienen sustento científico y el profesor es el responsable de trabajarlo en el aula con un enfoque metodológico y crítico.