Martín Aquino
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.- Aunque es investigada por presunto conflicto de interés, la diputada local priista de Jalisco, María del Refugio Ruiz Moreno, advirtió que su hijo José Luis Coronado Ruiz, a quien tiene como jefe de oficina con sueldo bruto mensual de 41 mil 956 pesos, seguirá trabajando en el Congreso del Estado.
«Yo sí tengo a mi hijo aquí trabajando, y vaya que le pone la muestra hasta a los que son de aquí del propio Congreso, porque cuida mi trabajo», dijo la legisladora.
«Y te informo, él va a seguir trabajando, hasta el final, hasta que yo me vaya, fíjate; porque no estoy incurriendo en ningún delito (). No incurro en ningún delito, y él se queda a trabajar hasta el último día que yo trabajo», añadió.
El 13 de julio Grupo REFORMA publicó que, desde noviembre de 2015 cuando inició la actual Legislatura 61, Ruiz Moreno tiene como jefe en su oficina a su vástago Coronado Ruiz; mientras que, la diputada priista Susana Barajas del Toro, tiene como asesora a Andrea Guerrero Ceballos -hija de la congresista del PRI, Juana Ceballos Guzmán-, con un salario de 24 mil 140 al mes.
Ante la posible comisión de nepotismo, la Contraloría interna del Legislativo encabezada por Raúl Bermúdez, anunció que inició una investigación contra Ruiz Moreno y Ceballos Guzmán, para determinar si existe el delito de conflicto de interés.
«Soy abogada y sé lo que estoy haciendo, entonces, yo no estoy incurriendo en nada», dijo Ruiz Moreno.
Por su parte la legisladora Barajas dijo que será el coordinador de la fracción de congresistas del PRI, Hugo Contreras, quien decidirá si la hija de Ceballos Guzmán continúa laborando en el Congreso.