El ISSEA y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado decomisaron cerca de seis toneladas de carne fresca que era transportada de manera irregular. Ayer, en conferencia de prensa, los titulares de las dependencias, Sergio Velázquez García y Porfirio Javier Sánchez Mendoza, respectivamente, informaron que como parte de las acciones de vigilancia que se realizan en la puerta de acceso oriente, se detectó un vehículo transportando el producto, que venía de Querétaro.

Una vez iniciada la revisión correspondiente, se descubrieron diversas irregularidades administrativas, como que el origen del producto no corresponde a ninguna empresa de cárnicos, sino que provenía de un particular (rastro clandestino); tampoco presentó el certificado de matanza.

Además, la fecha de emisión de la factura correspondía al día 04 de junio de 2018, es decir, casi dos meses después.

La factura no amparaba el total de la carga, sino un peso menor; adicionalmente, el destino señalado en la factura era el municipio de Jalostotitlán, Jalisco, pero el conductor refirió que iba a entregar el producto en la comunidad de La Tomatina, en Jesús María, Aguascalientes.

Ante las irregularidades detectadas, los elementos de Seguridad Pública dieron parte a las autoridades de la Comisión para la Protección de Riesgos Sanitarios del Estado, quienes enviaron un verificador para colaborar en las actividades de revisión iniciadas por la Policía Estatal.

En coordinación, ambas instituciones se trasladaron al establecimiento donde sería entregada la carne, ubicado en la comunidad de La Tomatina, lugar que fue suspendido como medida precautoria y puesto a disposición de las secretarías de Salud y de Seguridad Pública; no se encuentra dado de alta en la Dirección de Regulación Sanitaria

Este operativo conjunto permitió prevenir riesgos sanitarios detectados en el transporte de productos cárnicos que ingresaron a la entidad. En tal caso, deben constatar fehacientemente su procedencia lícita, su calidad sanitaria, pruebas microbiológicas, fisicoquímicas y zoosanitarias, las cuales garantizarán que la carne no representa un riesgo sanitario para la población consumidora.

Cualquier situación que no sea aclarada en tiempo y forma se procederá a aplicarle las medidas sanitarias y administrativas que correspondan, así como las penales a que haya lugar.

¡Participa con tu opinión!