La seguridad no puede ser barata ni fácil; implica participación social con responsabilidad, pero indudablemente inversión en formación, capacitación y equipamiento, y de ello poco cumplen las empresas dedicadas a prestar el servicio desde el ámbito privado, sostuvo René Urrutia de la Vega.
Al participar en la sesión ordinaria mensual del pleno del Consejo Coordinador Empresarial de Aguascalientes, como empresario y consultor de seguridad privada, subrayó que hay un incumplimiento generalizado de normas y protocolos por parte de muchas empresas dedicadas al giro.
En ese contexto, el presidente del organismo cúpula de la iniciativa privada en Aguascalientes, Pedro Gutiérrez Romo, planteó la necesidad de contar con mayor rigor en la supervisión de este tipo de negocios, a los que se recurre cada vez más y por lo tanto han proliferado, sin embargo, sin las garantías de que son confiables, eficientes y profesionales.
Durante su ponencia, Urrutia de la Vega expuso a los empresarios que hace falta en buena medida poner atención en este tema, pues la seguridad privada y ciudadana es fundamental para reducir índices delictivos ya que no todo se le debe de dejar al Gobierno.
Consideró fundamental que se aplique la norma, toda vez que hoy en día pareciera que casi cualquiera puede abrir una empresa de seguridad privada y ofrecer resultados sin siquiera tener cumplidos los requerimientos básicos.
Éstos, tienen que ver con normas internas, estándares de calidad, protocolos de actuación, que definan cómo se actúa, cómo se ejerce la seguridad privada, pues la gran mayoría no sabe qué se tiene que hacer a partir de que ocurre un evento ni mucho menos prevenirlo.
En ese sentido, consideró que el tema de prevención en materia de seguridad privada es fundamental, pues hay programas dentro de las empresas en ese tema y que previenen la comisión de delitos tanto por parte de las empresas, como los que son en su agravio tanto en negocios como en fraccionamientos.
Finalmente, explicó que cuando una empresa de seguridad privada apela a fomentar la cultura de cumplimento de la norma va en contra de la corrupción, pues es así como se combate este fenómeno y no de manera inversa.
“Si el cumplimiento cabal de la norma empieza desde la sociedad, en cada casa, en cada negocio, entonces se combate la corrupción hacia arriba y puede cambiar la situación social, no antes ni mucho menos a partir de una cúpula encabezada por una sola persona”.

¡Participa con tu opinión!