Algo en común tienen los participantes de la doceava Travesía Sagrada Maya (TSM) con los antiguos habitantes mayas. Ambos comparten la hazaña de cruzar el mar remando en canoas desde el puerto de Polé (ahora Xcaret) hasta la isla de Cuzamil (Cozumel) para ofrendar a la diosa Ixchel, diosa de la abundancia y la fertilidad.
A decir de los actuales guerreros, también emprenden este viaje porque experimentan una transformación física y espiritual, además de mantener viva una tradición ancestral.
El pasado 3 de junio, quienes se encontraban en el parque Xcaret recibieron a los 377 canoeros que llevaron, a través del mar, el mensaje a la diosa maya. A pesar de haber esperado una semana debido a las inclemencias del tiempo, fue un cruce en tiempo récord: ¡3 horas y media! En otras ediciones, ese cruce ha tomado de 8 a 10 horas.
Para algunos, la ofrenda se trata de honrar a sus antepasados mayas, como es el caso Abraham y Mariela, padre e hija canoeros, quienes participan en la TSM por segunda ocasión. Orgullosos y sonrientes, levantan sus remos después de abrazarse y juntar las frentes en señal de veneración y agradecimiento a la diosa.
Ella lleva una mano de color azul pintada en el rostro. Ambos están ataviados con vestimenta y maquillaje avalados por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), al igual que el ajuar del resto de los canoeros.
– ¿A quién dedican la TSM? “¡A la familia!”, responden.
– ¿Cuál fue el mayor desafío en el cruce? “Cuando el cuerpo ya no puede, pero la mente te dice: ¡Continúa!”, dice el padre en un tono calmado. Después gritan su entusiasmo aún con los pies en el agua, mientras terminan de encallar su canoa en la arena junto con el resto. Hacer equipo es fundamental.
Para otros, el cruce representa, en carne propia, el milagro de la fertilidad. Tanto hombres como mujeres reman solicitándole a la diosa Ixchel un bebé.
Lluvia, por ejemplo, en 2015 remó para ofrendar a su padre y en 2016 lo hizo para pedirle a la diosa Ixchel una bebé. En 2017 sólo fue parte del elenco en la ceremonia ritual con la que se recibe a los canoeros que vienen de Cozumel; ya estaba embarazada de una nena que llamaría Elianne.
Paola, por otro lado, en 2015 estuvo al frente de una de las canoas como proel -cuya función es marcar el ritmo de los remeros para no desgastarlos y mantener el ánimo- y solicitó a la diosa un cambio profundo en su vida. Al año siguiente, en 2016, se preparó durante cuatro meses para remar, pero a mes y medio de la TSM se enteró que estaba embarazada.
“Pedí un cambio interior, pero jamás supuse que significaría estar embarazada”, bromea. Su bebé, ahora de año y medio, se llama Sade Amayté. Sade significa lluvia y Amayté, es el nombre de una diosa maya.
Es así como los guerreros contemporáneos comparten con los antiguos navegantes mayas la certeza de la diosa Ixchel: Pide y se te concederá.
Lo único que pide la diosa es atreverse a realizar la transformación como ofrenda y ejecutar la hazaña de preservar una tradición ancestral.

Ubicación
El parque Xcaret se localiza en el Km. 282 de la carretera Chetumal-Puerto Juárez, a 20 minutos en automóvil desde Playa del Carmen con dirección a Tulum.
Si no se cuenta con vehículo, lo más cómodo es contratar un recorrido con transportación incluida.

Dónde dormir
El Hotel Sandos Playacar Beach Resort, con servicio todo incluido, cuenta con espacios para familias con niños y otras exclusivas para adultos. Desde 785 dólares por tres noches.
Para quienes no son huéspedes, el day pass cuesta 100 dólares con todo incluido, y la estancia es de las 7:00 hasta las 23:00 horas.

Dónde comer
Il Piemonte es el restaurante italiano del Sandos Playacar; el ossobuco de cordero es el plato insignia. Incluido en el day pass.
Dentro del Hotel Xcaret México, el restaurante Há, del primer chef mexicano con estrella Michelin, Carlos Gaytán.

Más información
www.xcaret.com.mx

De fuerte corazón
Ser canoero en la Travesía Sagrada Maya requiere mucho más que entusiasmo:
6 meses de preparación física y mental
2 horas de entrenamiento en tierra y en mar, tres veces a la semana.
377 canoeros en total (175 mujeres y 202 hombres)
35 canoeros de origen extranjero, residentes en Riviera Maya.

ASÍ LO DIJO
“Para mí, la Travesía Sagrada Maya significa gratitud, dedicación y valentía”.
Lluvia, canoera y parte del elenco de danza .

“Ante todo es un reto personal, sobre todo para una mujer (.) Si logran terminar la travesía, imposible que no se transformen. De cualquier manera ya son unas guerreras”.
Paola, mamá canoera de la Travesía Sagrada Maya.

¡Participa con tu opinión!