Ya son más de ciento ochenta hectáreas de guayaba las que han resultado siniestradas por el impacto del granizo caído durante las últimas semanas en la región de Calvillo, señaló el delegado estatal de Sagarpa, Raúl Landeros Bruni. La superficie seguramente será mayor en los siguientes días cuando se concluya la inspección de valoración que se está haciendo con la finalidad de activar el seguro agrícola catastrófico, sin embargo, la pérdida no es total y la merma hasta ahora puede considerarse mínima. Y es que los productores ya habían logrado un primer levantamiento del fruto, de tal manera que cuando llegó el granizo y dañó el cultivo, el volumen que ya estaba en el mercado duplicó su precio.
Así, los guayaberos recuperaron inversión y además están en espera de levantar el fruto que se pueda salvar, pues si bien el daño es serio, no es total y hay planta que está en condición de recuperarse. En entrevista, Landeros Bruni estimó que podrían ser hasta 400 las hectáreas afectadas y en su caso se estaría apelando a los seguros, a fin de que los productores tengan forma de superar la merma y seguir adelante en la temporada. El funcionario encabezó ayer la inauguración de la Feria Agroalimentaria Aguascalientes 2018, cuya finalidad es generar espacios para que los pequeños empresarios exhiban y comercialicen su producción, intercambien experiencias, compartan aspectos sobresalientes de sus proyectos e interactúen con agentes involucrados en la producción y comercialización. La muestra de productos participantes se ubica desde ayer en la Plaza de la República, y permanecerá hasta hoy, lo que permitirá a los productores establecer vínculos con prestadores de servicios profesionales, con los mercados de insumos y productos, además de instituciones de enseñanza e investigación, organizaciones sociales e instituciones públicas y privadas para su consolidación en el mercado.