Daniela y Aurelio

Mediante el sacramento del matrimonio unieron sus vidas para siempre, Daniela Oliva de Luna y Aurelio Ibarra Diarte.
El Templo San Antonio de Padua enmarcó la ceremonia donde los contrayentes compartieron inolvidables momentos, principalmente al intercambiar los accesorios nupciales que simbolizan las promesas de amor, respeto y fidelidad, así como la promesa de permanecer unidos en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad.
Con gran orgullo, Gustavo Ibarra y Siria Diarte, así como Raúl Oliva y Adriana de Luna, padres de los contrayentes, observaron el momento en que sus hijos sellaron su unión sagrada con un beso.
Asimismo, destacó la presencia de los señores, Sergio Cornejo y Norma Rodríguez, quienes participaron como padrinos de velación.
Después de la ceremonia, se ofreció un brindis en la Hacienda Triana donde la concurrencia deseó felicidad a los nuevos esposos.