Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que el ducto de Tuxpan a Azcapotzalco, recién reparado por una fuga y que causó el desabasto en entidades como la Ciudad de México, volvió a ser afectado.

«El problema de la escasez de gasolinas en la Ciudad de México se originó, y ya estamos avanzando, porque hubo un sabotaje a un ducto de conducción de combustible, de gasolinas, de Tuxpan a Azcapotzalco», dijo en conferencia de prensa.

«Ya se reparó, ayer estuvo funcionando hasta las 10 de la noche, teníamos previsto que hoy a las 5 de la mañana íbamos a poder regularizar el abasto, a las 10 de la noche volvieron a afectar el ducto», explicó tras mostrar un video sobre la fuga.

«De todas maneras ya se tiene gasolina suficiente en la Ciudad de México, es cuestión de distribuirla a las estaciones».

Reforzarán vigilancia e instalarán bases

El Presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que habrá un reforzamiento en la vigilancia de mil 600 kilómetros de ductos de Pemex con elementos federales.

En conferencia de prensa, adelantó que se instalarán bases en toda la red, en las que participarán «todas las fuerzas y los ciudadanos».

Explicó que se trata de una segunda etapa en la estrategia de combate al huachicoleo luego que se detectó que el «robo mayor» se da en la línea de trayectoria de estos.

«Sabemos que el robo mayor se comete en toda la línea de ductos que existe para la distribución de los combustibles», detalló.

«Vamos a reforzar la vigilancia, vamos a reforzar el cuidado. Es el Estado, no es sólo Pemex. No va a haber marcha atrás, ningún paso atrás, ni siquiera para tomar impulso».

Sin precisar número, aclaró que los efectivos que se sumarán a la vigilancia de ductos son adicionales a los cuatro mil que ya están desplegados desde que arrancó el plan.