Diego Martínez
Agencia Reforma

MINNEAPOLIS, Minnesota, EU.- Justin Timberlake brindó un espectáculo muy a su estilo, pero quien dio el “show” en el Súper Tazón fue Pink.
Alecia Beth Moore, mejor conocida como Pink, fue la encargada de entonar el Himno Nacional de los Estados Unidos previo al Súper Tazón XLII, anoche en el US Bank Stadium.
La entonación, el poder que le transmitió a la gente y la presencia estuvo fenomenal, pero tuvo un pequeño descuido antes de iniciar su actuación.
Resulta que previo a entonar el himno, Pink fue “cachada” sacándose algo de la boca antes de arrancar su actuación. En Twitter comenzaron las especulaciones, pues la mayoría pensó que era un chicle.
Ante la oleada de críticas, la intérprete salió a responder.
“Era una pastilla para la garganta”, escribió.

Homenaje al maestro
Justin Timberlake fue el encargado de llevar el show del medio tiempo en el Súper Tazón entre Filadelfia y Patriotas de Nueva Inglaterra.
El estadounidense, quien prometió celebrar ayer su cumpleaños 37 ante millones de fanáticos con su actuación (había cumplido el miércoles pasado), brindó 13 minutos de show, con su momento cumbre cuando rindió tributo a Prince, originario de Minnesota y quien, según el propio Justin, ha sido una inspiración en su trayectoria.
Ante más de 66 mil almas, sorprendió al sacar una proyección de Prince y hacerle tributo en un dueto imaginario con su versión de “I Will Die 4 U”.
Al arranque quizá no prendió como muchos están acostumbrados en un show de medio tiempo, pero cerró con la gente en las gradas entonando y bailando su famoso “Can´t Stop the Feeling”.