Estudiantes de Preparatoria del Instituto Tecnológico de Monterrey campus Aguascalientes realizaron el lanzamiento de un picosatélite para investigar sobre las condiciones de la atmósfera, temperatura, humedad y presión de la Tierra en el proyecto conocido como Misión Espacial 2018, informó la maestra Karla Escárcega.

A través de la materia denominada Aprendizaje Vivencial de Misión Espacial Multicampos 2018, 22 estudiantes del tercero y quinto semestre del bachillerato de dicha institución, apoyados por los maestros César Eduardo Avendaño Acero, Saúl García, Karla Escárcega, así como de la asociación The Inventors House, llevaron a cabo el ensamblaje de un picosatélite que incluyó una cámara de video, un GPS, sensores de humedad, de temperatura, de presión y un paracaídas, mediante el cual hicieron mediciones de las condiciones atmosféricas e investigaron las medidas en dónde iba a caer, para lo cual hicieron uso de la física, del Teorema de Pitágoras, de programación y del diseño en impresoras 3D.

En entrevista para El Heraldo, la maestra Karla Escárcega comentó que en dicho evento se congregaron estudiantes y coaches de los campus de Irapuato, Guadalajara, Zacatecas, Colima, Santa Anita y Aguascalientes. “Estuvo interesante porque cada campus traía su diseño distinto. Realmente se vieron las aplicaciones y las modalidades que empleaba cada campus para conseguir un mejor resultado en cuanto a la recabación de datos y encontrar el satélite”.

Para el alumno Ian Donet Jiménez Saldaña del tercer semestre de preparatoria, quien participó en el diseño, la creación de la carcasa y el ensamblado de satélite, fue una experiencia excepcional desde el lanzamiento, el monitoreo, hasta la caída del mismo, que tuvo lugar en un cerro de San Luis Potosí en los límites con Aguascalientes.

“El satélite cayó entre 2 cerros, en una propiedad privada. Llegó el alcalde del pueblo y la policía y ya no pudimos entrar. El satélite sufrió un congelamiento porque la última de las lecturas que tuvimos estaba a -23 grados. Estaba funcionando bien pero el aire de la caída hizo que se congelara el GPS y dejamos de recibir la señal con la última ubicación”.

A pesar de lo anterior, el estudiante Guillermo Tafoya Milo señaló que buscarán repetir la experiencia el próximo año y efectuar mejoras en el nuevo picosatélite. Finalmente, Valeria Correa Palacios, alumna del quinto semestre, destacó que gracias a este proyecto pudo aprender de todas las áreas del conocimiento, y comprender que son importantes para la bases de la tecnología aeroespacial.