Quienes tienen un negocio o pretenden incursionar en este ramo, enfrentan una serie de interrogantes cuando tratan de obtener un financiamiento, particularmente qué es lo que mejor conviene para el tipo de actividad que desarrollan, ya que nadie quiere equivocarse a la hora de emprender una acción.
Para despejar cualquier tipo de duda la Asociación de Mujeres Empresarias Mexicanas (MEMAC) organiza foros y reuniones para que las asistentes analicen las disertaciones que ofrecen los encargados de impartir las pláticas, lo cual permitirá que sopesen cuál ruta pueden seguir.
La presidenta de la agrupación, Karla Martorell Moya, detalló que en coordinación con Nacional Financiera (Nafin) y Citi Banamex se llevó a cabo un foro financiero, en el cual las participantes conocieron cómo pueden acceder a los créditos y así puedan iniciar o ampliar un negocio.
Es de suma importancia que las personas conozcan sus potencialidades económicas y el tiempo fijado para solventar el préstamo, lo que permitirá crecer en poco tiempo e incluso hacerse acreedoras a nuevos créditos. Así es como se ha fincado el capital de numerosas empresas, como resultado de una estricta disciplina en los ingresos y egresos.
En lo que va del año, MEMAC ha logrado acceder a varias líneas crediticias que ofrecen instancias oficiales, entre ellas la Secretaría de Desarrollo Económico (Sedec) del Gobierno del Estado y del Ayuntamiento capitalino, lo mismo que dependencias federales como Nacional Financiera y la Secretaría de Economía.
Para Mujeres Empresarias Mexicanas, los tres niveles de la administración pública “tienen una gran apertura y acercamiento y nos están ayudando y apoyando lo suficiente”, a lo que se agrega la presencia de organismos privados como Banamex, que tiene líneas de crédito en las que pueden incursionar.
Las pláticas que dicta personal de esas plataformas les aseguran mayores conocimientos de los apoyos económicos y las opciones que tienen para su liquidación, principalmente de cuánto son las parcialidades y el tiempo para pagar, con lo que pueden calcular el monto que pueden solicitar con base en los plazos previstos.
La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) recomienda a los que quieren iniciar un negocio o ya lo tienen, que se acerquen a entidades financieras gubernamentales que ofrecen productos y programas diseñados especialmente para microempresas, que satisfacen específicamente a los negocios, según la etapa en la que se encuentren. Los montos crediticios son determinados según las necesidades y capacidad de pago del empresario y los plazos varían entre 6 y 60 meses, además, la mayoría de las instituciones no solicitan garantías hipotecarias, sino avales o en su caso, la maquinaria, herramientas o materias primas quedan como garantía.
Otra opción son los microcréditos, los cuales son pequeños créditos a tasas accesibles que se ajustan a la necesidad de quien los solicita. En algunos casos las instituciones pueden solicitar un aval u obligado solidario, garantías prendarias o garantía por medio del que se tiene en la misma institución. Se puede solicitar de manera individual o grupal, lo cual algunos bancos lo ofrecen, pero principalmente lo hacen las Sociedades Financieras Populares (Sofipo); Sociedades Cooperativas de Ahorro y Préstamo (SCAPS) y Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (Sofom).
La Condusef indica que mediante México Emprende, la Secretaría de Economía guía con ayuda de un consultor financiero, durante el proceso que implica conseguir un crédito, detectar la necesidad, búsqueda del producto financiero adecuado y preparación de la documentación necesaria para solicitar un crédito. México Emprende no otorga crédito, sirve como gestor ante la banca e instituciones financieras.
Asimismo, México Emprende cuenta con el programa emprendedores, que busca impulsar la cultura empresarial; ayuda a formar una idea inicial, a incubar el proyecto e incluso a encontrar financiamiento económico para empezarlo.
Son múltiples las disyuntivas que hay y a las que pueden adherirse, lo que sin duda es un camino que ayuda e impulsa al que busca progresar.
Bien por las Mujeres Empresarias, que con su labor ponen un ejemplo de cuál es su papel en sociedad y cómo pueden contribuir a que crezcan económica y laboralmente.

MODESTIA POLÍTICA

Encontrarse a un funcionario público que se menciona en los medios como un aspirante a un cargo de elección popular, es toparse con una cara en beatitud. La sonrisa la convierte en parte de su personalidad y saluda a cuanta persona se encuentra a su paso, siempre con efusividad.
“Hola hermano, como estás, qué gusto me da saludarte, que bien te vez, te felicito” (aunque el aludido esté en los huesos o con sobrepeso), el caso es demostrar el aprecio que le tiene.
La sonrisa se convierte en una mueca cuando le preguntan sobre sus pretensiones políticas: “Estoy entregado al cien a mi trabajo y por lo mismo no puedo distraerme en otra cosa que no sea la encomienda que tengo”.
Si se le insiste que diga en corto si hay alguna luz en su camino, invariablemente responde: “Como miembro de un partido soy disciplinado y si me dicen que puedo ser útil en otro lugar allá iré, pero por ahora no hay nada, nadie me ha dicho que vaya a ser candidato a equis o ye puesto, por lo tanto ni quiero ni debo adelantar vísperas”.
Son diálogos que se generan aquí y allá, en los cuales de manera invariable el posible bienhechor de la sociedad niega que esté en su proyecto dejar el cargo que ostenta, aún cuando sus allegados sostienen que tiene un equipo trabajando “para lo que se ofrezca”, inclusive adelantan cuándo pedirá licencia y hasta quién lo relevará.
Pero de eso no quiere hablar, no al menos en público ni con los conocidos, si acaso entre sus íntimos, aunque en la oficina el personal bajo su mando sabe que algo se “cocina”, porque les pide que tengan al día la información necesaria, bajo el argumento que siempre hay que demostrar alineación en el trabajo, algo que no les exigía con tal acuciosidad.
Es una tradición no escrita que se niegue lo que está más que cantado, muchas veces se hace porque si acepta “podría salarse”, entonces hay que rechazar cualquier insinuación y seguir frecuentando lugares que antes no visitaba. El baño de pueblo es indispensable para dejar en claro que siempre estuvo ahí.
Si en algún momento se siente arrinconado por los acechadores para que reconozca su intención, recurre a la vieja muletilla: “El que respira, aspira”, lo que para algunos es la aceptación tácita, pero él sostiene que en ningún momento dijo que era un asentimiento.
¿Cuántos pretendientes a la senaduría o una diputación federal o local encuadran en lo descrito?, haga memoria, amable lector o lectora, y sabrá que negar lo inconcuso es parte del juego del Tío Lolo, que estará vigente a lo largo de varias semanas.

OBLIGACIÓN CÍVICA

Ayer tuvo un compromiso amistoso la Selección Mexicana de futbol contra su similar de Polonia, lo que no tiene nada de particular puesto que es parte de la preparación que lleva a cabo rumbo al Mundial de Rusia 2018; lo que atrae la atención es la actitud de la “verde” durante el Himno Nacional, al asumir un comportamiento que está fuera de lo que estipula la legislación. Mientras se escucha el Himno los jugadores tienen las manos atrás, o se abrazan entre sí, o no dejan de mover las piernas. De los pocos jugadores que mantienen una postura firme es Héctor Miguel Herrera, lo que es visible en las imágenes que presentan las televisoras. La Ley Sobre el Escudo, la Bandera y el Himno Nacionales ordena en el artículo 45 que la demostración civil en la ejecución del Himno se hará en posición de firme, y los varones con la cabeza descubierta. Ojalá que los niños y jóvenes y la población en general no siga la pauta de los futbolistas y siempre que estén en un acto donde se rindan Honores a los Símbolos Patrios lo hagan con la reverencia y el respeto que merecen.