Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Gobierno de México otorgó ayer asilo político a Evo Morales luego que renunciara a su cargo como Presidente de Bolivia e incluso envió un avión por él.
México envió un jet Gulfstream G-550 para traer al ex Mandatario boliviano desde La Paz a México. El avión costó 55 millones de dólares, y es uno de los 72 aviones que se encuentran a la venta por parte de la administración amlista.
De ida, el jet hizo escala en Lima, Perú, para repostar combustible y de regreso en Asunción, Paraguay.
El Secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo en un mensaje a medios que se daba el asilo a Morales «por razones humanitarias y en virtud de la situación de urgencia que enfrenta en Bolivia, en donde su vida e integridad corren riesgo».
Explicó que la decisión estaba amparada por las convenciones internacionales en la materia y la ley vigente en nuestro País sobre asilo, y que contaba con la aprobación de la Secretaría de Gobernación.
Al cierre de esta edición, se esperaba que el político boliviano aterrizara en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.