Alberto Bortoni
Agencia Reforma

A finales de los 80, un automóvil con los emblemas de Oldsmobile atraía las miradas de los mexicanos. Su nombre: Cutlass Eurosport.

1 Un caballero en la calle
En la década de los 80, la oferta de autos en México era limitada. Sin embargo, había máquinas que atraían las miradas y despertaban envidias. Entre éstas, se encontraba el Cutlass Eurosport, un vehículo de tamaño medio con líneas rectas y ángulos afilados.

2 De la familia GM
En realidad, el Cutlass era fabricado por Oldsmobile, una compañía estadounidense fundada en 1897 y adquirida por General Motors en 1908. Y aunque en el mercado mexicano era comercializado por Chevrolet, el Cutlass contaba con los emblemas de Oldsmobile, caracterizados por un cohete alado sobre fondo rojo.
A la larga, Oldsmobile no sobreviviría a la reestructura de General Motors, y en 2004 daría fin a su producción.

3 Bajo el cofre…
La motorización del Eurosport se basaba en un V6 de 3.1 litros de desplazamiento, cuya potencia rondaba los 140 caballos de fuerza. Éste era acompañado por una transmisión automática o manual de cinco velocidades.
De hecho, el Eurosport levantaba pasiones. En las discusiones sobre su desempeño, los entusiastas lo enfrentaban al Chrysler Phantom y el Ford Thunderbird, sus más fieros rivales.

4 Aire deportivo
Para darle un poco de deportividad, su diseño integraba un pequeño alerón trasero, al tiempo que, en las primeras versiones, se ofrecía con doble tono de pintura.
Algo de lo que podía presumir el Eurosport era su computadora de viaje, pues se trataba de uno de los primeros coches en México en ofrecer algo así. La computadora ofrecía información importante como el consumo, la autonomía estimada y la distancia recorrida.

5 Personalidad múltiple
Dentro de las variantes del Cutlass Eurosport, Chevrolet ofreció una versión llamada Fórmula ES que destacaba por su carrocería blanca y rines de este mismo color.

¡Participa con tu opinión!