En el fondo de grandes tanques de nitrógeno líquido, congeladas a 196 grados bajo cero, permanecen mil 280 unidades de sangre placentaria en el Banco de Células Madre de Cordón Umbilical del CMN La Raza.
Cada una contiene 20 mililitros de sangre de cordón umbilical que concentra, al menos, 800 millones de células madre, explica, Ángel Guerra Márquez, médico hematólogo encargado del Banco.
Fueron seleccionadas de entre 13 mil donaciones, tras pasar un exhaustivo proceso de calidad.
El objetivo es trasplantarlas a pacientes con leucemia infantil o que sufren alguna otra enfermedad, entre ellas aplasias medulares, que se presentan cuando la médula ósea deja de funcionar; inmunodeficiencias congénitas; hemoglobinopatías y males por deficiencia enzimática.
“Generalmente, con una unidad basta para trasplantar a un paciente que es un niño y cuando es un adulto, se requieren dos. Si es un niño gordito, que ahora hay muchos en México, se requieren dos unidades.
“Cada año tenemos unas 50 solicitudes para buscar unidades compatibles. A la fecha, hemos entregado 146 unidades para trasplante”, indica.
El experto destaca que las unidades de sangre pueden permanecer congeladas por tiempo indefinido.
Cuando los médicos identifican que uno de sus pacientes es candidato a un trasplante, explica el hematólogo, solicitan al banco buscar unidades compatibles con los datos clínicos de la persona que será trasplantada.
Para diversificar la genética que almacenan, el Banco del CMN La Raza emprendió un programa para procurar donaciones en los estados del norte.
“Cuando nos piden unidades para pacientes que son del centro o sur del País es muy probable que encontremos unidades compatibles para ellos, pero cuando el paciente viene del norte, baja nuestra posibilidad.
“¿Qué hicimos?, arrancamos hace dos años con la UMAE de Monterrey un programa y ellos nos proveen esa genética que no teníamos”, añade.
El banco también impulsa la donación de cordón umbilical en hospitales de Puebla.
Un reto que enfrentan todos los bancos del País, plantea el especialista, está en aumentar el número de unidades almacenadas, lo cual implica fomentar la donación de cordón umbilical e incrementar la capacidad de recolección en los hospitales.
Guerra Márquez, dedicado a la investigación de células madre de cordón umbilical, detalla que en México existen otros bancos públicos para almacenar células madre de cordón umbilical, como el del Centro Nacional de la Transfusión Sanguínea en la Ciudad de México, el del Hospital Naval, el del Hospital Militar y el del Hospital Universitario de Monterrey.
Próximamente se inaugurará uno en Guadalajara y existen al menos una docena de bancos particulares.
A nivel mundial, de entre 160 Bancos Públicos de Células de Cordón Umbilical, el del CMN La Raza se ubica en segundo lugar en productividad, sólo después de Japón, de acuerdo con The World Marrow Donor Association ( Asociación Mundial de Donantes de Médula Ósea).
El reconocimiento mundial, enfatiza Guerra Márquez, está relacionado con el riguroso criterio de selección que el banco utiliza desde hace 14 años que inició operaciones.