Diciembre ya está aquí y, seguro, ya le llegó la invitación a la fiesta de fin de año de su trabajo.
Si asistirá, evite incurrir en el error de abusar del consumo de alcohol.
La celebración de fin de año de la oficina o de cualquiera que sea tu ambiente laboral no debe confundirse con una fiesta de corte social-amistoso, alerta Álvaro Gordoa, consultor en Imagen Pública.
En el ambiente profesional, advierte el también rector del Colegio en Imagen Pública, excederse en el consumo de alcohol siempre será mal percibido.
Considere que se pierde el autocontrol y pueden surgir las indiscreciones con los jefes o con compañeros, pleitos, confesiones de romances imposibles y cualquier escena que lo exponga.
“Cuando hay consumo de alcohol se rompe el límite de la confianza y la lejanía jerárquica, entonces se le echan las cosas en cara al jefe o se aprovecha para cosas que no se tienen que tratar en ese momento como solicitar aumentos de sueldo.
“También es cuando las fricciones en el trabajo salen. También se dan las conquistas de amores imposibles, esas confesiones de gustos o deseos de carácter amoroso sexual”, detalla.
Antes de que se vea involucrado en estas situaciones, subraya, es importante que recuerde que se debe a su imagen pública y si la percepción es positiva en su ambiente laboral entonces se transformará en crecimiento profesional, aumentos de sueldo o ascensos de jerarquía dentro de la organización.
En contraste, si se le pasan las copas su imagen puede tornarse negativa y es probable que no logre sus objetivos profesionales e incluso, que lo despidan.
El experto en Imagen Pública recomienda no empezar a beber desde que llega a la fiesta. Reserve el momento hasta después de que se sirva el plato fuerte o a partir del brindis.
Si de plano no moderó su consumo de alcohol, entonces lo mejor es que emprenda una estrategia de manejo de crisis, sugiere.
“Al día siguiente tenemos que enfrentar la crisis diciendo: desafortunadamente el día de ayer bebí de más”, propone Gordoa.
Como segundo paso, dice, deberá establecer un vínculo emocional en el que muestre vergüenza y arrepentimiento.
“Vamos a decir algo del tipo: ‘Ayer bebí de más y esto me trae muy avergonzado. Hoy me desperté con mucha pena con todos ustedes porque lo que hice ayer fue decir cosas que no tenía que haber dicho, me puse en ridículo'”, afirma.
Si hay necesidad de pedir una disculpa, hay que hacerlo.
“Y por último, hay que pasar de lo malo a lo bueno y dejarlo como mensaje final cerrando con algo del tipo: ‘Qué mal que esto me haya pasado cuando este año ha sido de logros, esfuerzos y nuestra relación como compañeros siempre ha sido muy buena'”, añade el experto.
La imagen es percepción, subraya Frances Jammal Dobles, directora de relaciones públicas del ESDAI de la Universidad Panamericana, cada quién conoce cuánto nivel de alcohol aguanta, evite sobrepasarlo, aconseja.
“Hazlo por tu persona y por tu imagen, pero también por tu salud y por tu seguridad”, apunta.
Un consumo desmedido de alcohol en la fiesta decembrina, continúa, deja una huella en la manera en la que te perciben tus compañeros de trabajo y tus jefes. Por este motivo, sugiere evitar subir a sus redes sociales fotografías de la celebración donde aparece bebiendo.

Y si hay intercambio
Si en la fiesta de fin de año hay intercambio de regalos y te tocó darle un obsequio a tu jefe, a quien te parece que no hay nada qué regalarle, Frances Jammal Dobles, experta en relaciones públicas de la Universidad Panamericana, recomienda recurrir a detalles neutrales.
Y si le tendrás que regalar a un compañero con el que no tienes una buena relación evita cambiar el papelito.
“Lo primero que hay que pensar es que a mí no me gustaría que cambiaran el nombre con mi papelito, no lo hagamos, porque es desagradable. Este es un momento para acompañar ese regalo con una nota de tres líneas y dar el primer paso: que pases una feliz navidad de corazón.
“Haz el esfuerzo porque es un ambiente laboral y con esa persona vas a convivir hasta que tú o él se separen de la empresa, pero no tenemos ni idea de cuándo va pasar eso”, agrega.
Es importante, subraya Frances, saber ser y estar en cada situación. Por ello, también sugiere evitar las críticas entre los compañeros de trabajo.

De etiqueta
Expertos te recomiendan:
*Beba agua entre una copa y otra para evitar perder el control.
*No mezcle el consumo de bebidas alcohólicas.
*No participe en juegos que incluyan rondas de bebidas alcohólicas.
*Evite que lo fotografíen bebiendo.
*En el brindis tome su copa con la mano izquierda para que salude con la derecha sin que esté fría.
*No se quede hasta que termine la fiesta.

Fuentes: Álvaro Gordoa, consultor en Imagen Pública y Frances Jammal Dobles, directora de relaciones públicas de la UP