Aurelio Israel Coronado Mares, presidente del Colegio de Psicólogos, sostuvo que en las labores del cuidado a los abuelos se requiere de conocimientos y vocación, por lo cual recomendó seleccionar con cuidado a aquellas personas que se harán cargo del cuidado de los ancianos, ya que deben estar comprometidos y bien capacitados, pues los adultos mayores requieren de muchos cuidados, y se deben evitar actos como alguna negligencia o maltrato en contra de los abuelos.

Señaló que en muchas familias se delegan las funciones del cuidado de los ancianos a las personas que están solteras, o aquellos hijos que aún viven con sus padres, pues se tiene la creencia de que su personalidad encaja con alguien que estará a cargo del cuidado del adulto mayor, sin embargo, el lazo sanguíneo no es sinónimo de que la persona estará en buenas manos.

Coronado Mares indicó que el cuidado de los senectos es una actividad muy demandante, por lo cual, es común que los familiares encargados de ellos sufran de cansancio y fatiga que los pueda conducir a un colapso ante la limitación de sus horarios; de ahí que quienes se dediquen a este tipo de labores deben hacerlo por voluntad propia y no por imposición, pues no todas las personas tienen cualidades como la paciencia, ni los conocimientos, para legarles este tipo de tareas.

Mencionó que las familias deben estar concientes de las capacidades de los abuelos, pues la vejez no es sinónimo de incapacidad, y en muchas ocasiones, no es la dependencia emocional o física, sino la económica, la que hace que estas personas sean percibidas por sus propios familiares como una carga.

Por último, el presidente del Colegio de Psicólogos dijo que aunque exista una persona asignada para su cuidado, los familiares no deben hacer a un lado a los senectos, pues ello los puede conducir a su aislamiento social, con lo cual pierden sus capacidades para relacionarse y se vuelven vulnerables al abuso, de ahí que lo recomendable es asignarles actividades para que se sientan útiles.

¡Participa con tu opinión!