Todos nos estresamos de vez en cuando, pero cuando los días estresantes empiezan a convertirse en semanas, los efectos de la ansiedad pueden agravarse. Hay varias situaciones que pueden suceder en tu cuerpo si sufres de estrés a largo plazo.
El estrés afecta al cuerpo en diferentes formas. Crea problemas en las esferas principales de tu vida, incluyendo: la cognición, la salud, vida social y el bienestar emocional. Entre más tiempo pases estresado, mayor será el impacto en tu cuerpo.
Tendrás muchos antojos
De repente tendrás ganas de cosas no saludables, como donas, hamburguesas, grasa y carbohidratos. El estrés crónico hace que el cuerpo necesite gasolina extra para seguir subsistiendo. Si te dieran ganas de comer cosas saludables, definitivamente el estrés no sería un gran problema.
Te obsesionarás con los pequeños detalles
El estrés te orillará a pensar demasiado en cosas que no tienen mayor propósito. Es posible que termines concentrándote en un problema por muchísimo tiempo. La ansiedad reduce nuestra atención en la fuente de amenaza y nos vuelve hipervigilantes.
Te sientes torpe
Cuando te estresas por mucho tiempo, no dormirás bien. Y la falta de sueño provoca deterioro cognitivo y motor que incluso podría rivalizar los efectos de la intoxicación por alcohol. Si has estado estresada por una semana o más, tu pensamiento, criterio y coordinación podrían estar desajustados, como si hubieras bebido anteriormente.
No tendrás ganas de tener sexo
El estrés prolongado disminuye la libido. En teoría, el sexo será más obligación, que una actividad divertida. El estrés también provoca desequilibrios hormonales, así que puede suceder todo lo contrario. Hay personas que necesitan el desempeño sexual durante momentos de estrés, y hay otras que ni siquiera pensarán en ello.
Tendrás problemas para ir al baño
Como si necesitaras más problemas en la vida. El estrés está altamente relacionado con problemas gastrointestinales. El estrés crónico y prolongado puede ocasionar úlceras y otros problemas de salud como estreñimiento y diarrea.
Estarás muy cansada
El estrés es fuerte para el organismo. Fácilmente te cansará después de un par de días, pero si el problema se prolonga, podrías deprimirte. Recuerda, el estrés en dosis mínimos no es bueno, pero todo en exceso es malo para tu salud física y mental.