Enrique Ávalos Carrazco, presidente de la Sociedad de Médicos Generales y Familiares, señaló que con las bajas temperaturas, se incrementan las enfermedades respiratorias, pero el grueso de las personas prefiere automedicarse que acudir a consulta con un médico, comportamiento que puede traer consecuencias negativas para la salud de los enfermos.
Comentó que las temperaturas gélidas traen como consecuencia un aumento en las enfermedades respiratorias, y para atender los síntomas la automedicación continúa siendo la práctica más común; añadió que la ingesta de fármacos es una práctica con la cual debe tenerse mucho cuidado y de preferencia es conveniente erradicarla, pues los medicamentos tienen efectos secundarios, sobre todo si se ingieren con alcohol, lo cual es muy frecuente.
Ávalos Carrazco advirtió que entre los efectos secundarios, muchos antigripales provocan sueño, y si se toman en exceso la gente se queda dormida y provocan accidentes; añadió que otras contraindicaciones son taquicardias y problemas respiratorios, los cuales se producen porque la gente ingiere los fármacos a libre albedrío.
Señaló que la temporada invernal reactiva los problemas de las vías respiratorias, básicamente el resfriado común, enfermedad en la cual las personas inician con dolor de garganta persistente y decaimiento; posteriormente se presenta congestión nasal, tos y malestar general, a veces con fiebre; después disminuye el dolor de garganta pero la congestión nasal, el moqueo y el lagrimeo se hacen más abundantes.
Por último, el presidente de la Sociedad de Médicos Generales y Familiares sostuvo que este cuadro inicial a veces se limita con tratamiento médico preventivo, si no sucede así, pueden presentarse enfermedades más severas como la sinusitis bacteriana o viral, o bien, infecciones de laringe con tos y ronquera, que de no atenderse pueden derivar en problemas bronquiales o neumonías.

¡Participa con tu opinión!