La Policía Federal lanzó campaña de prevención en redes e instituciones educativas y de tipo laboral contra el sexting, a fin de disminuir la incidencia de esta práctica que implica riesgos de carácter psicológico, legal e incluso para la integridad física.

En su contenido, destaca que los esfuerzos contra este tipo de ciberdelitos exigen no sólo la actuación de la autoridad, sino especialmente de la participación ciudadana en prevención y de la denuncia de hechos, pues nuestro país se convirtió en los años recientes en uno de los que más padecen este tipo de actuaciones.

En ese sentido, la Policía Federal advierte la necesidad de reflexionar respecto de si se comparten fotos o videos íntimos, pues no hay la certeza de que las imágenes no serán compartidas por terceros.

Recalca igualmente que hacerlo podría ocasionar que los protagonistas de ese material puedan ser acosados u hostigados de manera pública, lo cual puede convertirse en una pesadilla para ellos.

La reflexión previa debe ser enfocada a reconocer que no todas las personas son respetuosas de la confidencialidad, por lo que aún teniendo un vínculo sentimental con alguien, nada garantiza que no sea propagada la fotografía o video en cuestión.

La institución recuerda que una vez que se envía una imagen o video, se pierde el control sobre el material y alguien más puede tomar decisiones respecto del mismo; también, que las personas y las relaciones pueden cambiar y la buena intención es factible de convertirse en una acción enemiga.

Asimismo, la protección de la información digital es complicada, sobre todo cuando hay terceros involucrados, lo cual es muy factible en material digital, donde la distribución de la información es incontrolable.

En ese contexto se advierte que hay leyes que penalizan acciones ligadas al sexting, por lo que si la persona a quien pertenece la foto o video tiene menos de 18 años de edad, comete el delito de producción, posesión o distribución de pornografía infantil y se produce extorsión si la imagen cae en manos de un chantajista, entre otros riesgos.

Por lo que es importante denunciar en caso de que una imagen o video termine en Internet o sea objeto de acoso, hostigamientos, bullying o extorsión.