El Heraldo de Aguascalientes

Cuestionan petromansión

Isabella González
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Legisladores de oposición y académicos reprocharon la adquisición de una mansión en Acapulco por parte del líder del sindicato petrolero, Carlos Romero Deschamps, y acusaron complicidad del candidato José Antonio Meade, de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-Panal).
Grupo REFORMA reveló cómo el dirigente petrolero adquirió una residencia con vista a la bahía de Acapulco, valuada en 6.4 millones de dólares.
Las crìticas también fueron expuestas por distintos usuarios en redes sociales.
El diputado de Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Maynez, lamentó que la corrupción del dirigente petrolero sea solapada por el grupo político del candidato de la coalición Todos por México (PRI-PVEM-Panal).
“Todos los mexicanos sabemos del estilo de vida que lleva Romero Deschamps. No tiene un estilo de vida austero que se explique por el servicio público. Nadie de los que estamos en el servicio público debería de tener derecho a una casa así”, indicó el legislador.
“Meade es un parapeto, un cómplice que no tiene empacho en justificar cualquier acto de corrupción, siempre y cuando sea de los intereses a los que defiende. Nuño, Enrique Ochoa, todo el equipo de Meade, fueron a la última boda de la hija de Deschamps, tienen una convivencia con él”.
El sábado durante un acto en Villahermosa, Romero Deschamps ofreció su apoyo y el del sindicato petrolero a la candidatura de Meade.
El diputado federal Francisco Martínez Neri consideró que la adquisición de la petromansión es un reflejo de la inmoralidad de un Gobierno al que pertenecen el líder sindical y Meade.
El senador con licencia Benjamín Robles (PT) descartó que el sueldo de un legislador dé para tener este tipo de lujos y el senador Juan Carlos Romero Hicks (PAN) exigió una investigación.
El investigador Marco Fernández, coordinador de Anticorrupción de México Evalúa, reconoció que aplicar criterios de transparencia a la función pública reduce márgenes de discrecionalidad, pero no es garantía de acabar con la corrupción.
“Es la segunda vez que observamos muestras de un estilo de vida que no corresponde al historial salarial de los distintos puestos que ha tenido el señor, recordamos las fotos que mostraron el estilo de vida de sus hijos, y lamentablemente sigue siendo senador”, dijo el académico.
Grupo REFORMA buscó versión del sindicato petrolero en la sede y vía telefónica, pero no hubo respuesta.

Con información de César Martínez