Staff
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Jaime Rodríguez “El Bronco” tendría que estar sentenciado y en la cárcel y no en la boleta electoral, sentenció el jurista Diego Valadés, mientras que la Presidenta del Tribunal Electoral, Janine Otálora, cuestionó la falta de ética del aspirante independiente.
Ésas fueron algunas de las reacciones al fallo del Trife para inscribir al “Bronco” en la boleta presidencial, ratificada ayer por el INE.
Y aunque el Instituto Electoral acató la sentencia del Tribunal, el consejero Ciro Murayama expresó que en las firmas que presentó ante las autoridades electorales hubo irregularidades que no se podían subsanar.
“Los muertos, ¿o qué? ¿había que revisar si los 7 mil o algunos de ellos habían resucitado? O aquellos cuyos nombres nunca han estado en el padrón, ¿querían que afiliáramos fuera de módulo y de norma a quien nunca ha tramitado una credencial?
“Acatamos, pero no renunciamos al cabal ejercicio de nuestra autonomía e imparcialidad”, reprochó el consejero Murayama.
Para el jurista Diego Valadés, el Gobernador con licencia de Nuevo León infringió la ley.
“De acuerdo con la Ley de Delitos Electorales, (presentar documentos alterados) puede dar lugar a una sentencia privativa de la libertad de entre 4 y 9 años. Cuando un precandidato usa información del Registro Federal de Electores o del Padrón o del listado electoral, que sea falsificada, puede ser sentenciado”, argumentó.
El INE había acreditado que “El Bronco” presentó un millón 198 mil 892 firmas apócrifas o con irregularidades, pero el Tribunal Electoral Federal consideró que no se le respetó el derecho de audiencia y había que darle la candidatura.
Janine Otálora, presidenta del Tribunal y quien votó en contra de revivir las aspiraciones de “El Bronco”, condenó la falta de ética.
“No podemos permitir que quienes aspiren a cualquier candidatura para ocupar un cargo de representación popular, de un inicio realicen acciones que cuestionen su ética y su compromiso con la democracia”, manifestó Otálora.

¡Participa con tu opinión!