Silvia Garduño
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 8-Sep.- El Embajador de Corea del Norte, Kim Hyong Gil, consideró que su expulsión del país decretada por el Gobierno mexicano no si tiene sustento ni jurídico no moral.
El diplomático leyó en coreano, a la entrada de la Embajada, un posicionamiento que fue traducido al español por el segundo secretario de la representación diplomática.
Cuestionó los argumentos de la Cancillería mexicana, en el sentido de que, con sus pruebas nucleares, su país ha incurrido en violaciones al derecho internacional y desatendido resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.
“El problema nuclear de la península coreana, desde el surgimiento, el desarrollo, hasta las situaciones actuales, en todos los aspectos, es el producto de la política de hostilidad de Estados Unidos (…) y no tiene nada que ver con México”, indicó.
“Por eso, protesto y expreso gran lástima por las medidas diplomáticas bilaterales tomadas por el Gobierno mexicano, que profesa la política exterior soberana, sin fundamento ninguno ni jurídicamente ni moralmente”.
Recordó que su país ha declarado en varias ocasiones que las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas son ilegales e inhumanas y remarcó que Corea del Norte continuará con el desarrollo de armas nucleares.
El Embajador no aceptó preguntas de la prensa. El consejero político Jong Cholhan, indicó que quedará a cargo de la sede diplomática a partir del próximo domingo, día en que se tiene prevista la salida del Embajador.
En tanto, el Canciller Luis Videgaray remarcó que México no ha roto relaciones diplomáticas con Corea del Norte, pero sí envió un mensaje de rechazo a su conducta.

¡Participa con tu opinión!