Redensificar la ciudad de Aguascalientes no es construir edificios de departamentos, sino privilegiar una zonificación completa donde se cuente con todos los servicios, adecuada infraestructura vial, sanitaria, pluvial y de energía eléctrica, advirtió Antonio Rodríguez Mireles.
Agregó que, aunque esto es deseable, a la hora de los hechos no hay condiciones que le den viabilidad, por un lado, porque las autoridades no están tan accesibles para impulsar ese tipo de proyectos.
Y, por otra parte, la gran cantidad de terrenos en desuso que existen del segundo anillo hacia el Centro de la ciudad son sumamente caros y sus dueños no tienen interés en venderlos porque no necesitan dinero, ya que valen más como propiedad que como inversión en el banco.
En entrevista, el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Desarrollo y Promoción de la Vivienda (Canadevi) Aguascalientes, descartó que los predios baldíos en el corazón citadino pudieran servir para vivienda social.
“La única opción sería hacerlo a través de edificios de departamentos, pero tendrían que ser muy altos para prorratear el costo del terreno caro y eso implica meter elevadores y mantenimiento que lamentablemente un trabajador que gana 2.6 UMAS no podría solventar”.
Además, hay que tener en cuenta que la oferta de vivienda es amplia y las familias suelen preferir una casa individual que un departamento de interés social que cuesta apenas 20 mil pesos menos.
De tal manera que, si el interés de aprovechamiento de terrenos baldíos céntricos es en materia de vivienda, tendría que ser con departamentos tipo residencial, con costo de entre 3 y 6 millones de pesos como los hay en la CDMX, Querétaro, Guadalajara y Monterrey, o bien en grandes capitales como Madrid.
Insistió en que ese tipo de infraestructura por sí sola no funciona ni significa redensificar, porque exige servicios garantizados y su fomento, a la vez, demanda “que las autoridades estén prestas para que los inversionistas lo puedan lograr”.
Recalcó también que en Aguascalientes apenas estamos empezando a tener la cultura de la construcción en vertical, de tal manera que los proyectos con esas características se ven cercanos, pero definitivamente para tipo residencial, no de vivienda social.