Gustavo García Olguin 
Agencia Reforma

Los comicios del próximo 1 de julio no sólo serán los de mayor registro nominal de votantes y los de mayor número de cargos a elección popular en juego, también serán los más costosos de la historia.
De acuerdo con el presupuesto asignado al INE y al TEPJF, y con un promedio de participación ciudadana estimado en 61.9 por ciento, este año el costo por voto será 31.2 por ciento superior al de las elecciones del 2012, al pasar de 436 pesos a 572 pesos.
El Presupuesto de Egresos de la Federación 2018 autorizado indica que el Instituto Nacional Electoral terminará recibiendo 24 mil 215 millones de pesos este año, un incremento del 27.3 por ciento en términos reales respecto al monto ejercido en las elecciones del 2012 por el entonces IFE, que fue de 19 mil 21 millones de pesos a precios de diciembre del 2017.
A su vez, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) recibirá 3 mil 893.2 millones de pesos, con un aumento real de 38.2 por ciento respecto al gasto ejercido por la institución en las pasadas elecciones federales.
En suma, el monto que se otorgará a ambas instituciones será de 28 mil 109 millones de pesos, que repartido entre la lista nominal, es decir las personas que cuentan con credencial vigente y podrán votar en estas elecciones -compuesta por 89 millones 123 mil 355 personas- da como resultado un gasto de 315.39 pesos por ciudadano.
Esta cifra representa un incremento de 14.8 por ciento en términos reales respecto a las pasadas elecciones federales, en las que el gasto fue de 275 pesos por persona.
Sin embargo, los datos de las últimas tres elecciones indican que del total de la lista nominal en promedio únicamente el 61.9 por ciento ejerce su derecho y obligación al voto.
Si se toma en cuenta este aspecto, y se asume que este año la participación de la población será similar, el gasto por voto se incrementaría un 31.2 por ciento real, de 436 pesos en el 2012 a 572 pesos este año.

¡Participa con tu opinión!