En apego a la sentencia de “cuentas claras, amistades largas”, bien haría el secretario de Obras Públicas del Estado, Noel Mata Atilano, en aclarar si el apoyo económico previsto para los comerciantes que son perjudicados por la construcción de obras públicas es sin devolución, va a fondo perdido o sólo consiste en un préstamo.

Desde hace varios años se ha comentado Con Usted sobre los daños monetarios que causa ese tipo de programas a todos los negocios que se encuentran en su trayecto e incluso los que están en calles laterales, por lo que se ha señalado sobre la necesidad de incluir en el presupuesto de la obra una compensación para los propietarios, calculada en el tiempo que tardará en concluir para que sufran un daño menor y pueden preservar los empleos.

Las sucesivas administraciones estatales y municipales han hecho oídos sordos a ese planteamiento, concretándose a emitir comunicados en que piden “tener paciencia” y comprender que las obras “son para el provecho de todos los ciudadanos”, lo que naturalmente no es ningún consuelo para quienes ven venir la ruina ya que los meses que estén los trabajos son los que dejan de tener ingresos y cuando finalmente concluyen deben recomenzar a atraer la clientela, que se fue por opciones que no le fueran embarazosas.

En la información proporcionada por el funcionario asegura que “ante las posibles pérdidas” que pudieran tener los negocios establecidos a la altura de donde se desarrollarán las obras del paso a desnivel y distribuir vial por segundo anillo de circunvalación, en sus cruces con Mariano Hidalgo y Las Américas, “se ha previsto un plan de apoyo económico a través del Sistema de Financiamiento Aguascalientes (Sifia)”.

Insiste que para los comerciantes que “pudieran”enfrentar dificultades por el transcurso de las obras, el apoyo sería de 30 mil pesos a entregarse en dos partes, en tanto que a los del rumbo del distribuidor estaría en 20 mil pesos y también proporcionados en dos exhibiciones.

Atilano Mata sostuvo que “de esta manera es que comerciantes de estos lugares reciben atención directamente del Sifia, a excepción de los que tienen lotes de autos usados, están viendo de qué manera se les puede dar apoyo a esos negocios colindantes con las obras y que sus pérdidas no sean cuantiosas”.

Las acciones del distribuidor vial de Las Américas deben concluirse en seis meses, aunque dejó la posibilidad que sea en cuatro meses y medio, lo que a decir verdad el recurso económico que se ofrece por ese periodo es muy escaso, porque tan sólo dos empleados que ganen el salario mínimo suman entre 36 mil y 40 mil pesos.

Lo que define que se hizo un estudio superficial de los gastos e ingresos aproximados de los negocios, que con esa cantidad no les alcanza ni siquiera para la supervivencia, menos para conservar los empleos.

La cuestión está en saber si es un apoyo sin reembolso, que sería lo justo puesto que nadie debe cargar con la responsabilidad de una obra por mucho que sea el beneficio social; y si es a fondo perdido una parte del recurso tendría que ser devuelto, en tanto que de ser un préstamo sería la restitución total.

Ojalá se entienda que aún cuando sea el supremo gobierno, está obligado a apoyar a los que son afectados por una obra, y hacerlo no es ninguna concesión o privilegio sino un derecho que les asiste a los ciudadanos cuando vulnera sus bienes o negocios.

 

AVIVAN EL VÍNCULO

 

Uno de los programas que no sólo deben preservarse sino darle mayor impulso es el de la vinculación escuela-empresa, ya que esto permite al estudiante familiarizarse con el mundo industrial y que las firmas aquilaten el esfuerzo de los jóvenes, que pueden ser considerados como prospectos para integrarse a la plantilla.

En varias ocasiones se ha hecho el intento de institucionalizar esta relación para que en coordinación con las cámaras empresariales, todas las universidades, tecnológicos y centros de estudios técnicos lleven a cabo las prácticas estudiantiles en los centros de trabajo, pero por una u otra razón no ha fructificado, por lo que cada sociedad lo hace por su cuenta, que por lógica quienes lo hacen obtienen mayores beneficios al conocer y retener a los mejores elementos.

En este sentido es plausible el convenio de colaboración y vinculación que firmaron la Universidad Tecnológica de Aguascalientes (UTA) y la empresa Texas Instruments (TI), lo que permitirá que los alumnos hagan sus prácticas profesionales en esta compañía.

En la explicación que ofreció el rector de la UTA, Miguel Antonio Chávez Martínez, destacó que el día 24 de este mes se llevará a cabo en Texas Instruments la recepción de hojas curriculares de los interesados y los seleccionados comenzarán actividades durante el cuatrimestre mayo-agosto.

Los jóvenes cursan estudios en procesos industriales, mecatrónica área autorizada y área sistemas de manufactura flexible, así como tecnologías de información, desarrollo de software multiplataforma, e infractoras de redes digitales.

Un aspecto a considerarse es que mientras los jóvenes realicen sus prácticas en la empresa, la continuidad de sus estudios queda en pausa, y una vez concluido el periodo de prueba la empresa se compromete a costear en su totalidad la fase de ingeniería, además les dará la oportunidad de ser contratados por un periodo de dos años una vez que termine su estadía.

Cada uno de esos pasos fue explicado por representantes del área de reclutamiento de personal de TI, al mismo tiempo respondieron a las inquietudes de los alumnos, con lo que hay una sinergia entre la UTA y la compañía trasnacional, que es un modelo de capacitación del más alto nivel en el que el fin es brindarles la oportunidad a los alumnos de conocer en campo lo que aprenden en las aulas.

Mediante esta labor, que se conjuga hacia un mismo objetivo, “se permite que los estudiantes desarrollen las competencias que les facilitarán incorporarse al mercado laboral al terminar su formación con mejores puestos y salarios, por lo que la estrategia de vinculación es una herramienta clave para igualar oportunidades”, sostuvo el rector Chávez Martínez.

Ojalá que cada una de las instituciones de educación superior y técnicas tengan el mismo interés de generar un vínculo con las empresas y a su vez, que éstas estén dispuestas a ser cooperantes en la formación de los jóvenes, para que a la hora en que tengan que incorporarse a los centros de trabajo sea en mejores condiciones para ellos y para la industria.

LE DAN LA VUELTA

Por largo tiempo han sostenido las autoridades educativas que es necesario cerrar las escuelas públicas que están en la zona centro de la ciudad, aduciendo que cada vez son menos los alumnos y en cambio su presencia provoca problemas al tránsito vehicular, por lo que resulta un tanto extraño que de pronto cambien de opinión, al informar que se “explora” la posibilidad de imitar a los colegios particulares, para que en un solo edificio se ofrezca preescolar, primaria y secundaria, para ello la escuela “Francisco Rivero y Gutiérrez”, que se ubica en la calle González Saracho o Z. Mena, sería la institución piloto de este programa. Está bien que se aproveche la infraestructura, sólo que habrá que ver con cuántos salones se cuenta y si serán suficientes de aquí a cinco años, por lo menos, ya que al haber una matrícula para los tres niveles debe contemplarse una ritmo exponencial. Por otra parte, echa por tierra eso que hay escasez de educandos, ya que éstos pueden vivir en otros sectores de la ciudad pero ante la oportunidad de estudiar irán a ese céntrico espacio, que por cierto no tiene un bachillerato público cercano.