Staff
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco 02-Jul-2018 .-Enrique Alfaro Ramírez lucía confiado ayer. Aficionado de los Leones Negros de la UdeG y de Las Chivas, no renunció a sudar la camiseta antes de ir a las urnas: “Empezando bien el día con una cascarita y luego a votar”, escribió en su cuenta de tuiter a las 12:14 y casi dos horas después presumía el pulgar entintado en la misma red social.
A sus 45 años, el ingeniero civil egresado del ITESO acumula experiencia política, ha sido Alcalde de Guadalajara y de Tlajomulco de Zúñiga, diputado local y ahora, de acuerdo con los últimos datos disponibles, virtual Gobernador de Jalisco, el primero de las filas de Movimiento Ciudadano.
En una jornada electoral con alto porcentaje de participación (70 por ciento del padrón, anticiparon las autoridades, apenas 62 por ciento hace seis años), la ola naranja se impuso.
“Me parece que esto es muy favorable para la democracia en este Estado y en este País”, diría Guillermo Alcaraz Cross, titular del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Jalisco en conferencia de prensa.
Carlos Manuel Rodríguez Morales, vocal ejecutivo de la Junta Local del Instituto Nacional Electoral, agregaría que los ciudadanos se motivaron al saber que votarían en libertad.
“Sabían que iban a votar con libertad, estaban dadas las condiciones para efecto de garantizar la secrecía del voto y que pudieran ejercer su derecho al sufragio sin coacciones”, destacó.
Hasta el cierre de la edición, Alfaro punteaba el conteo del PREP, muy lejos de Carlos Lomelí, de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PES, PT), y del abanderado del PRI, Miguel Castro.
Tras el cierre de las casillas, el Grupo de Coordinación Jalisco presumió una jornada electoral sin incidentes graves, aunque Movimiento Ciudadano confirmó que varios sujetos se llevaron por la fuerza a dos hombres que supervisaban la jornada electoral. Aún con eso, las autoridades consideraron el proceso con saldo blanco.
En uno de los estados más golpeados por la delincuencia organizada, Alfaro ya preveía entre sus compromisos de campaña el tema de la inseguridad como una de sus cinco prioridades. Las otras cuatro: tomar medidas para hacer frente al problema de movilidad en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG); garantizar el abasto de agua para el Estado y la ZMG; atender el problema de contaminación que padece la Ciudad y fortalecer el Sistema Anticorrupción del Estado.
Ayer, antes de cualquier resultado oficial, y apenas 35 minutos después de haber cerrado las casillas, se anunciaba ganador: “Estoy muy contento, ganamos por alrededor de veinte puntos. Contra viento y marea, contra todos los obstáculos, la fuerza de las mujeres y los hombres libres terminó lo que iniciamos hace seis años”, escribió, confiado, en tuiter.
Con información de Francisco de Anda y Julio Pérez

Cambio de camisetas
Como muchos otros candidatos en la contienda electoral, Enrique Alfaro Ramírez comenzó en las filas del PRI pero cambió de camiseta en 2005, inconforme con la postulación de Roberto Madrazo a la Presidencia.
Emigró al PRD y bajo la tutela del Sol Azteca llegó primero al Congreso del Estado y luego a la Alcaldía de Tlajomulco; un enfrentamiento abierto con Raúl Padilla, ex rector de la UdeG y actual director de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, lo haría romper con el PRD y sumarse al partido fundado por Dante Delgado.
Fue Movimiento Ciudadano el que postuló a Alfaro en 2012 y 2018 como candidato a la Gubernatura, y como aspirante a la Presidencia Municipal tapatía en 2015. En 2012 perdería con Aristóteles Sandoval, el candidato del PRI y actual gobernador del Estado.