Josemaría León Lara Díaz Torre

Para muchos puede sonar imposible realizar un viaje a través del tiempo, porque suena como un tema proveniente de una novela o una película de ciencia ficción. Mas en el año dos mil once, tuve la oportunidad de viajar en el tiempo y lo digo de manera literal, puesto que desde que el avión en el que viajaba aterrizó en La Habana, fui transportado a la década de mil novecientos cincuenta.

Viajar a Cuba se puede hacer de dos maneras, visitar turísticamente o adentrarse en la vida cubana y conocer la realidad detrás del régimen de los hermanos Castro; fue la segunda opción la que tuve oportunidad de realizar y de esa manera aprender de voz de los propios cubanos, la situación tan amarga que vive su patria desde el comienzo del régimen socialista, producto de la Revolución.

Hablar de Cuba no es una tarea fácil, encontrarse con situaciones que parecerían producto de la imaginación de Salvador Dalí, puesto que el surrealismo que se vive día a día en la isla es prácticamente increíble. Después de haber platicado con un joven cubano, no puedo dejar de pensar en sus palabras al decirme que la juventud en Cuba ha perdido la esperanza. Claro está que tienen oportunidades educativas que en México envidiaríamos, pero no importa si tiene nivel de escolaridad de maestría, al final del día seguirás ganando los mismos veinticinco dólares al mes.

Esta semana el panorama ha cambiado completamente para los cubanos, el anuncio de que después de décadas del rompimiento de las relaciones diplomáticas entre Washington y La Habana, se han retomado, abre esa esperanza que se creía perdida.

Para entender un poco más acerca de la importancia del anuncio que tuvieron a bien hacer simultáneamente ambos mandatarios, Obama y Castro, el cual deja ver entre líneas una ardua y larga negociación con fines de apertura y un desenlace al eterno gobierno social de los Castro, es necesario ver hacia atrás y recorrer una vez más los libros de historia.

Cuando en 1959 Fidel Castro y su ejército guerrillero lograron derrocar al dictador Fulgencio Batista, la idea era reinstaurar la democracia en el país caribeño pero el peso ideológico de aquellos tiempos y la influencia clara de Guevara y Raúl Castro, terminaron por darle el triunfo de la revolución al socialismo.

La Unión Soviética vio un aliado estratégico en la isla, sobre todo por la posición geográfica y la cercanía con el Imperialismo Yanqui, es por eso que Cuba se convertiría en una pieza clave para la Guerra Fría. Tal es el caso de la Crisis de los Misiles en 1960, cuando se perdieron las relaciones diplomáticas entre Norteamérica y Cuba, y comienza a fraguarse el famoso embargo a productos cubanos en territorio estadounidense.

En esos momentos a Cuba no le importaba romper con los Estados Unidos, quedaba claro que el enemigo más grande de éste ahora era su protector y así lo fue hasta la disolución de la URSS en 1991. Es entonces cuando la situación en Cuba empezó a tornarse en desastre y las últimas dos décadas han sido las más fatales para los habitantes de la isla.

La necesidad de apertura queda demostrada en un acontecimiento histórico en el año 1998, cuando Juan Pablo II hace una visita de Estado a La Habana y el entonces presidente Fidel Castro recibe por primera vez a un mandatario vestido de civil, dejando de lado su característico uniforme militar.

Tras la muerte de Nelson Mandela, ambos mandatarios se encontraron en Sudáfrica en el año 2013 y respetuosamente se saludaron, dejando en claro que las cosas estaban por cambiar.

El día 16 de diciembre del presente año se hace oficial el anuncio de que ambos países han decidido retomar relaciones y en el mensaje televisivo ofrecido por ambos gobiernos, agradecen la ayuda del Vaticano pero más importante, del Papa Francisco.

Negociaciones desde el año dos mil trece donde involucran reuniones en Canadá y en el Estado Vaticano, han provocado que las delegaciones de amabas naciones lleguen a ese acuerdo tan esperado, volver hacer de Cuba la joya que el mar Caribe perdió en los años sesenta.

En el momento en que se abra la ya anunciada Embajada de los Estados Unidos en Cuba, las cosas por fin cambiarán y podremos decir que una vez más, Cuba es Libre.

[email protected]

Twitter: @ChemaLeonLara