Ante tantas malas noticias nacionales e internacionales en este 2014, se da en esta semana una noticia que llena de esperanza, los presidentes Raúl Castro de Cuba y Obama de EEUU anunciaron el restablecimiento de relaciones y generando posibilidades de terminar con el bloqueo que tanto ha afectado, no al gobierno cubano, sino al trabajador y noble, pero combativo pueblo cubano.

La Casa Blanca abrió un nuevo sitio web (www.whitehouse.gov/issues/foreign-policy/cuba-politica) con el título Un nuevo rumbo para Cuba, para ofrecer información; ahí se detallan las nuevas medidas adoptadas por la Administración de Obama sobre una futura colaboración en temas de interés mutuo, entre ellos asuntos migratorios, operaciones antidrogas, protección medioambiental y tráfico de personas, así como los pasos que dará la Casa Blanca para mejorar las políticas de viaje y remesas. Incluye las licencias generales que se otorgarán a los viajeros autorizados que califiquen en las categorías de visitas familiares, negocios oficiales del gobierno estadounidense, extranjeros y organizaciones intergubernamentales, actividad periodística, e investigación y reuniones profesionales; también menciona como categorías autorizadas para viajar a Cuba, actividades educativas y religiosas, actuaciones públicas, clínicas, talleres, competiciones atléticas y otras, exhibiciones, actividades de fundaciones, investigación o instituciones educativas privadas, y la exportación, importación o transmisión de información o materiales de información. El sitio menciona la implementación de autorizaciones para aumentar mayores ventas y exportaciones de ciertos bienes y servicios desde Estados Unidos a Cuba, así como los permisos a los estadounidenses para importar bienes adicionales desde la isla; y algo que interesa tanto a la clase política estadunidense, sin importar sean Republicanos o Demócratas, ya podrán importar tabaco cubano y habanos.

No se menciona, pero también se comenzarán las negociaciones para delimitar y establecer tiempo y formas sobre el rico yacimiento petrolero conocido como hoyo de dona que comparte EEUU, México y Cuba.

Pasaron 54 años desde que se impuso el embargo, que ha costado 1,1 billones de dólares a la economía cubana; además de 11,500 millones de dólares en multas impuestas por EUA a la isla caribeña; 130 acciones de carácter extraterritorial; 81 de carácter financiero; pasando ante ello 11 presidentes de EUA y 2 cubanos.

Lo anterior dejó daños incuantificables, un limitado acceso de medicinas y nuevas tecnologías; aun así, desde 1995 Cuba creció, en promedio, 3.5% anual; además de que, según la organización ambiental WWF, Cuba será la única nación del mundo que cumple con los dos criterios esenciales para el desarrollo sostenible, que son un Desarrollo Humano alto (IDH >0.8) y una Huella Ecológica sostenible (<1`8 ha/p) ubicándose en la posición novena en el mundo con mejor desempeño ambiental, con cifras solo comparables con naciones altamente desarrolladas.

En 2006 tuve la fortuna de pasar 45 días en la Isla, no en La Habana turística, fui a las brigadas de Solidaridad y seleccionado como uno de los 80 delegados internacionales para los festejos del 50 aniversario del desembarco del yate Granma. Recorrí libremente la isla, conocí los CDR (Comités de Defensa de la Revolución) platiqué con su gente y sus políticos; con quienes estaban a favor de la Revolución (los más) y los que estaban en contra (los menos) y me di cuenta que todos coincidían en el amor que le tienen a su patria y las limitaciones materiales, pero que eran compensadas por su riqueza cultural, intelectual y física, además de un espíritu alegre.

El restablecimiento de las relaciones es una buena medida, pero no suficiente por lo que ha provocado 54 años de embargo, espero que pronto el pueblo cubano tenga las condiciones que merecen.