El aparatoso descarrilamiento sucedió a las 18:50 horas, a la altura de la comunidad de La Escondida, en el municipio de San Francisco de los Romo.
Tanto policías municipales del mencionado municipio, como elementos estatales, acudieron al reporte de que un tren había sufrido un accidente cerca de Chicalote.
De inmediato se trasladaron a lugar de los hechos, apoyados por el helicóptero “Águila Uno”.
Al arribar, se percataron de que el convoy era conformado por 60 vagones cargados de grano en su gran mayoría.
Cuatro de los vagones se encontraban recostados sobre su lado izquierdo, y al cuestionar al personal encargado de la máquina, explicaron que se dirigían a San Juan de los Lagos.
El intenso calor es lo que se atribuye como causa de la deformación de los rieles que a su vez provocaron el descarrilamiento, en el que afortunadamente no hubo pérdidas humanas ni lesiones. A su vez, el percance ocurrió lejano a la carretera, por lo que la empresa encargada del transporte asumió las responsabilidades pertinentes.