Por la transformación del biogás que se genera en el relleno sanitario San Nicolás en energía eléctrica, fluido que se vende en su totalidad a la ensambladora de automóviles Nissan Aguascalientes como energía limpia, el Ayuntamiento Capitalino recibió recientemente un pago de 2.6 millones de pesos por parte de la empresa inglesa Ylem Energy.
En el año 1998 comenzó a operar el relleno sanitario San Nicolás, sin embargo fue hasta el año 2004 cuando se concretó un convenio para acceder a tecnología para aprovechar el gas metano que se acumula entre la basura enterrada en millones de toneladas y que permite en este 2018 se produzca un promedio de un mil kilowatts por hora de energía eléctrica.
El Heraldo de Aguascalientes tuvo acceso a las instalaciones Ylem Energy en el relleno sanitario y ahí existen 250 pozos que suministran el gas metano, que es su fuente indispensable para crear energía limpia, y toda la producción que se genera a lo largo de 24 horas durante los siete días de la semana se vende a la ensambladora de vehículos, lo que sólo representa el 2 o 3% de la energía alternativa de esa compañía.
Hoy en día, el gas metano es altamente contaminante, es cuatro veces más peligroso que el monóxido de carbono que producen los vehículos de motor. Por el uso de esta alternativa de transformación se ha mitigado el efecto invernadero en el Municipio de Aguascalientes, al evitar que se vaya ese gas a la atmósfera de México y del planeta.
Una vez que sea clausurado el relleno sanitario, lo cual sucederá en seis o siete años cuando alcance su capacidad instalada, estará generando gas metano por los siguientes veinte años.

COMO FUNCIONA
El gerente de operaciones de Ylem Energy, José Luis Valadez explicó que el gas metano es extraído por medio de tuberías conectadas a los 250 pozos distribuidos por las seis áreas del relleno sanitario, toda esa infraestructura se encuentra protegida por un mineral denominado bentonita que es carbonato de calcio y que permite retener la humedad por mucho tiempo, evitar que ingrese oxígeno, reduciendo fricciones que generen explosiones o incendios.
Luego, dos motores administrables con tecnología touch screen, equivalentes a dos barcos medianos, mueven dos turbinas que producen electricidad que se entrega directamente a la línea de la CFE. A través de un medidor se informa a Nissan la cantidad de energía generada, y de esa manera la compañía nipona paga a Ylem Energy, la cual a su vez entrega una parte proporcional al Ayuntamiento de Aguascalientes por el uso del gas metano.
Por la utilización de esta tecnología, el relleno sanitario San Nicolás no es considerado un tiradero a cielo abierto, e incluso el Municipio de Aguascalientes fue uno de los primeros a nivel nacional en avanzar en estos sistemas, aunque se reconoce que la tecnología ha quedado un poco atrás al compararse con los nuevos avances aplicados en otros países.
En la empresa generadora de electricidad laboran tres técnicos, quienes supervisan 24 horas al día los 7 días de la semana, el funcionamiento automatizado de todo el proceso de quema de gas que se transforma en energía eléctrica.

CAPACIDAD DE PRODUCCIÓN
Una tonelada de gas metano quemado equivale a veinte toneladas de dióxido de carbono (CO2), lo que afecta y repercute en el calentamiento global y efecto invernadero, cuando se le deja fluir libremente en el medio ambiente.
Sin embargo, aquí se aprovecha este gas con la planta instalada en el relleno sanitario que tiene la capacidad real de generar 2.3 megawatts por hora, que equivale a 2,300 kilowatts por hora.
En el año 2014 y 2015 se llegó a operar a su máxima capacidad, pero después comenzó a caer gradualmente por la actual operación que tiene el relleno sanitario San Nicolás imputable al municipio capital. Tampoco han podido disponer de áreas que deberían estar funcionando desde hace dos años, lo que frena la producción energética.
Además, en el área 4B existe erosión y grietas en las que ingresa oxígeno, lo que afecta la calidad del metano y en consecuencia disminuye la capacidad del generador de energía eléctrica. Por esa razón, en este momento se genera un promedio de un mil kilowatts por hora.
El gerente de operaciones de Ylem Energy consideró indispensable que la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable del Municipio de Aguascalientes sea responsable de mantener en buenas condiciones las etapas clausuradas, las cuales son las portadoras del mejor gas metano.

RECUADRO
La planta instalada en el relleno sanitario que tiene la capacidad real de generar 2.3 megawatts por hora…

ANTECEDENTES
Enrique Barba López, director de Limpia y Aseo Público del Ayuntamiento de Aguascalientes, explicó que el gas metano es altamente contaminante y hace más de una década se buscaron alternativas para quemarlo y aprovecharlo, tiempo en donde surgió una empresa inglesa que se interesó en quemar los bonos de carbono.
Por cada tonelada de gas metano se contabiliza un bono de carbono, y este insumo comenzó a ser quemado en el relleno sanitario y de ahí se generaba un ingreso económico al municipio que llegó a ser de 18 euros por tonelada, pero cuando acabó el Protocolo de Kyoto en el año de 2010, los valores se desplomaron a 0.7 euros.
Explicó que el Protocolo de Kyoto era operado desde la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, y un acuerdo internacional que tiene por objetivo reducir las emisiones de seis gases de efecto invernadero que causan el calentamiento global.
Al suceder esto, la empresa inglesa en Aguascalientes emigra a la tecnología para producir energía eléctrica verde, la cual ahora se le vende a la empresa Nissan, suministrándola a la línea de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de ahí la ensambladora de vehículos paga los derechos a la empresa Ylem Energy.