Después de la pelea entre la sensación de la UFC, Connor Mcgregor y el múltiple campeón invicto Floyd Mayweather Jr. en mayo de este año, podríamos ver en 2018 una pelea entre ambos peleadores, esta vez desde el octágono. Mucho se ha hablado de si son ciertos o no los rumores que abren una posible pelea en artes marciales mixtas entre Mayweather y Mcgregor, el mismo boxeador ha negado acercamientos y el presidente de la UFC Dana White ha dicho lo contrario al afirmar que sí existe una posibilidad de dicho enfrentamiento. Mientras sabemos si los rumores son ciertos o no, tendremos que debatir un punto más importante que el posible espectáculo que puedan dar estas dos figuras en un hipotético combate.
Primero que nada, la pelea de este año fue un fiasco, más fue el bullicio, el teatro y la mercadotecnia que lo fue ofreció la pelea. El boxeo es de condición y de técnica, así que no pasaron ni 4 rounds para que Mcgregor estuviera totalmente cansado, bofo y en pie solamente por puro orgullo; ahora bien, en octágono sería al revés. Mayweather recibiría impactos brutales, llaves, entre otras cosas, sería lo mismo, pero en otro escenario.
Lo que hay que pensar es si realmente como público, la gente merece está clase de espectáculos falsos, una combinación extraña de disciplinas que menosprecia la preparación y seriedad de cada una, el dinero parece que convierte al deporte en simple teatro para llenar las arcas de millones de dólares y es ahí cuando pierde su esencia de competitividad. Por el bien del boxeo y de las artes marciales mixtas, ojalá este combate sólo quede en especulación.