Lo que unos piden otros lo rechazan, como parte del pensamiento heterogéneo que anida en la sociedad, de ahí que de la misma manera que los trabajadores de las armadoras de automóviles esperan que crezca la venta de los vehículos para tener mayor certeza en su centro laboral, hay quien propone “bajarle al uso de automóviles”.

Las condiciones económicas adversas, como reflejo de la guerra comercial no declarada entre México y Estados Unidos, que provoca un costo mayor del dólar con todas las consecuencias que esto conlleva, hace más difícil que aumente la compra de coches. Es una cuestión que obliga a los famosos “paros técnicos” en las ensambladoras, o que se adelanten vacaciones al personal, como parte de una estrategia de reducir la producción en espera de que mejoren las condiciones.

Esa actividad proporciona trabajo a más de 30 mil aguascalentenses, de los que laboran en las plantas y los demás en las empresas de autopartes, por lo que junto con sus familiares significan cerca de 150 mil personas que dependen directamente de esa práctica, por lo tanto es natural que tengan puesta la mirada en la normalización económica, ya que de ello depende su estabilidad laboral.

En cambio, el director del Instituto Municipal de Planeación, Jaime Gallo Camacho, estableció que Aguascalientes no puede seguir privilegiando el uso de vehículos particulares y menos con el ingreso anual de 15 mil unidades extranjeras irregulares, conocidas como “chocolates”, que se agregan a las casi 630 mil que forman el parque vehicular.

Según vaticina, en un plazo de diez años “se vivirán problemas severos de movilidad”, debido a que los centros urbanos y las comunidades rurales no podrán soportar el exceso de automotores y por si fuera poco “se cuenta con un sistema de transporte público de baja calidad”, por lo que cada vez son más los habitantes que prefieren adquirir un automóvil para sus traslados y cuyos recorridos se alargan más conforme pasa el tempo.

El funcionario calificó la situación de “dramática”, al haber una población en el estado con un promedio de 1.8 personas por vehículo, “lo que rebasa en mucho las dimensiones de ciudades como la nuestra”, por lo que instituciones internacionales como WRI y TDP aseguran “que si Aguascalientes mantiene esta tendencia, en un plazo de 10 años se tendrán problemas de movilidad tan graves como viven las ciudades metropolitanas de México, Guadalajara y Monterrey, en donde ya no cabe un vehículo más pues se ha privilegiado el uso del auto particular”.

Parte de lo anterior estriba también en los vehículos “chocolate” que cada año ingresan a la entidad, unos los traen quienes trabajan en Estados Unidos y se los dejan a sus familiares y otros son gestionados por organizaciones civiles que se dedican a esta labor, problema que se atribuye a que el estado no ha sabido ofrecer un servicio público de calidad, sea para el uso de camión o bicicleta, por lo que las personas optan por comprar un vehículo ilegal, lo que se traduce en riesgos para los demás conductores, ya que a la hora de un accidente hay quienes optan por dejarlo abandonado y no se puede saber a quién pertenece porque carece de placas o de un registro; además que aquellos que son “legalizados” representan una competencia desleal para los fabricantes nacionales y las distribuidoras, al preferirse por precio un usado a un nuevo.

La gran pregunta queda en el aire: ¿Qué hacer para armonizar el uso del automóvil con el espacio que hay para su circulación?, porque los famosos “segundos pisos”, como los que hay en la capital del país, han demostrado que no son la solución, tampoco reducir la compra-venta o pretender frenar la llegada de los “chocolate”, porque esto generaría un problema social, pero algo debe concebirse para lograr el tan necesario equilibrio de todas las partes que intervienen en este asunto.

BICITAXIS

Mediante la bola de cristal se dieron cuenta lo que iba a proponerse en el Congreso del Estado, tan fue así que el mismo día en que se presentó la iniciativa de crear el servicio de  bicitaxis ya había interesados en invertir, que según sus cálculos será una mina de oro para los que logren las concesiones.

Sólo que antes de extender los permisos habrá que fijar algunas reglas, muy sencillas por cierto, principalmente que cada uno de los que obtengan la concesión sea el que tripule la unidad porque, de otra manera, autorizar que contraten conductores será explotar la urgencia de trabajo.

En caso de que se permita emplear a otra persona, no se requiere cavilar mucho para deducir cómo será su jornada de trabajo: de un gran esfuerzo físico al tener que pedalear con rapidez para llevar al pasajero a su destino, al estar bajo una intensa presión para reunir lo suficiente y así poder pagar la cuota diaria al patrón y, lo que quede será su ingreso, como ocurre con los taxistas, sólo que éstos hacen los traslados a bordo del automóvil.

Aunque pudiera suponerse que son actividades similares existe una gran diferencia, y ésta es, precisamente, que el bicitaxista deberá tener una buena condición física para ganar igual que el taxista tradicional, de manera que si hay atraídos por esta labor: que acepten ser ellos los preparados para dirigir el vehículo, evitándose con ello el aprovechamiento del esfuerzo de otros.

Además del examen que se les haga para determinar sus habilidades en la conducción del artefacto, teniendo en cuenta que será responsable de la integridad del pasajero, deben tener un conocimiento general de las vialidades.

Lo único que falta es saber qué planes tienen diputados y diputadas, en función que son los facultados de crear la ley y el reglamento correspondiente, asimismo, cuál será el papel de las autoridades de vialidad, porque en verdad que se verán en serios aprietos cuando las bicitaxis transiten por las grandes avenidas y entre el tráfico vehicular en calles estrechas.

ATADOS A SU PASADO

De las múltiples preguntas que surgen en el actual proceso electoral es el por qué de la repugnancia que sienten algunos en contra del Partido Revolucionario Institucional (PRI), pese a que ahí nacieron, de ahí abrevaron, les dio cobijo, formación y apoyo para ocupar cargos de elección popular y a nivel administrativo. Hay casos evidentes que hagan lo que hagan y vayan a donde vayan, siempre llevarán el ADN tricolor, entre ellos los candidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador, que fue presidente del PRI en Tabasco, y Jaime Heliodoro Rodríguez, ex diputado local y federal y presidente municipal de García, Nuevo León, bajo las siglas del PRI. Enrique Alfaro Ramírez, candidato a gobernador de Jalisco por el PMC, militó en el PRI hasta 2005, cuando tenía 31 años de edad. Porfirio Muñoz Ledo fue presidente del Comité Ejecutivo Nacional de 1975 a 1976 y como militante del PRI ocupó altos cargos en el gobierno federal, entre ellos secretario de Educación Pública y del Trabajo y Previsión Social, además de director del Seguro Social, y de una cercanía con los ex presidentes Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Miguel de la Madrid. Dante Delgado Rannauro, coordinador nacional del partido Movimiento Ciudadano, fungió como presidente del comité directivo estatal de Veracruz y en la misma entidad fue gobernador interino y diputado federal. La lista es muy extensa de quienes hoy reniegan de su pasado tricolor, sin embargo la historia no permite que se borren esas siglas y serán las que los acompañen hasta el final de sus días.

PRIMERA MUJER

La licenciada Irma Ramírez Guzmán, al ser ratificada como subdirectora y gerente de El Heraldo de Aguascalientes, se convierte en la primera mujer en dirigir un periódico diario en la entidad, lo que sin duda es un reto más en su vida profesional, del que seguramente sabrá salir airosa. El nombramiento lo extendió el presidente y director general de El Heraldo, León Mauricio Bercún López, designación que también es un reconocimiento a la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), de la que es egresada.

¡Participa con tu opinión!