Antonio Baranda
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, sostuvo ayer no hay nada más erróneo que recurrir al uso indiscriminado de la fuerza, o a los «garrotazos», para hacer frente a la crisis de inseguridad que padece el País.
«En el pasado reciente el recrudecimiento de las hostilidades policiales y militares solo produjeron dolor y muerte, sin que con ello se hubiese logrado erradicar la criminalidad», advirtió al encabezar la segunda reunión regional de la zona centro de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública y Seguridad Pública Municipal.
«Nos demandan el uso de la fuerza pública en el sentido de prácticamente resolverlo todo a garrotazos, como si repartirlos a diestra y siniestra fuese suficiente para eliminar las consecuencias de todos los rezagos sociales generadores de violencia».
Afirmó que el hecho de que la estrategia de seguridad se base en el combate a las causas del fenómeno delictivo, no significa que las fuerzas federales no vayan a usar la fuerza cuando ésta se requiera, sin embargo, aclaró, será el último recurso.
«Estamos enfocando el esfuerzo del Gobierno a la atención de las causas sociales, económicas particularmente, que general la inseguridad. Esa parte tomará su tiempo para madurar, no significa ello que no se utilice la fuerza del Estado.
«La prueba es que tenemos un despliegue de 72 mil elementos de la Guardia Nacional. Significa que el uso de la fuerza pública no es el primer recurso y mucho menos el único, significa que es un recurso más y es el último recurso y lo vamos a utilizar, pero como último recurso, no como el primero y mucho menos como el único, como sucedió históricamente».

‘NO NOS HAGAMOS’
Ante Jefes de Policía de la Zona Centro, Durazo enfatizó que el «horror» que se vive en el País no es gratuito ni fortuito, ya que tiene una explicación histórica que trasciende la simplicidad y que tiene correlación con un modelo social excluyente y generador de pobreza, marginación e inequidad.
«Mientras más nos empeñemos en negar esta ineludible realidad más nos tardaremos en resolver la inseguridad que marca hoy a nuestro País. Pudiera decir no nos hagamos», expresó.
«Pudiera complementar incluso la frase con un adjetivo más rotundo, pero francamente no voy a concederle esa perla a los compañeros de los medios de comunicación, pero no nos hagamos», recalcó.
En presencia de los titulares de Defensa, Marina y Guardia Nacional, así como los gobernantes de la Ciudad de México y Guerrero, afirmó que este sexenio han sido detenidos «innumerables» líderes delictivos.
«Sin embargo, parecería que no se ha detenido a nadie porque no hemos llenado las pantallas de televisión con su detención, y así vamos a seguir, no tenemos ningún interés en empoderar socialmente a líderes de organizaciones criminales que después se convierten, como ha sucedido, en modelos a seguir para los jóvenes», abundó.