CDMX.- Para el amor no hay tiempos, y en el caso de Cristian Castro y Carol Victoria tampoco obedece a rumores de embarazo ni a ningún tipo de prisa.
Por eso, la pareja se casó el martes por el civil, en una ceremonia íntima en Yucatán, que a muchos podría parecer repentina, pero que para ellos sólo es otra prueba de su amor.
«Estamos casándonos con muchas ganas. Ya verán que Carol no está embarazada. Tenemos muchas ganas de tener un bebé muy prontito, pero no nos casamos por ese motivo.
«Ahora se usan los noviazgos largos o vivir en unión libre. Cada pareja tiene sus necesidades y en mi caso con Carol vi algo muy claro con ella. Vi un casamiento muy rápido para muchos, pero para mí fue muy claro en mi corazón y espíritu», reveló ayer el cantante en entrevista.
Fue en la hacienda henequera Xcanatún, en Mérida, donde la pareja, que se comprometió el 5 de mayo, se dio el sí ante unas 50 personas.
«No toda la gente pudo volar porque fue muy repentino. Dimos un aviso de una semana a todos nuestros invitados y fue pronto para muchos.
«Me acompañó mi hermano Michel en representación de la familia. Mi mamá, acoplándose. Vamos a ver si ya me da chance, y pronto va a conocer a Carol, que es lo que ella quiere», compartió el intérprete.
El enlace se celebró en Mérida en reconocimiento a Adele Urbán, hermana de la novia, pues fue ella quien los presentó durante un concierto, además de que se encargó de planear el enlace, incluido el menú y la sede.
«Queríamos hacer una boda muy mexicana en Mérida, que es tan lindo, típico, que se siente tan a gusto. Por eso elegimos la guayabera y vestidos tan finos, bordados. Hubo de todo, ceviche, enmoladas de pato, salbutes de pato, cochinita pibil, comida típica yucateca», detalló.
Tras dedicarse unas palabras y jurarse amor, Cristian cantó «Ámame» a su ahora esposa.
Cristian y Carol ahora preparan su boda religiosa en la Basílica de Guadalupe, programada para el 10 de febrero de 2018. (Enrique Navarro/Agencia Reforma)