Pide el líder del Sindicato de Choferes en el Estado, Roberto Mora Márquez, al Ejecutivo Estatal, su intervención ante los concesionarios del transporte público urbano, para meterlos en cintura al considerar que sólo están simulando que funcionan como empresas, de acuerdo a lo que mandata la Ley de Movilidad, cuando en la realidad no hay cambio alguno.

Mora Márquez expresó su tristeza y desánimo al considerar que no avanzan en lo más mínimo en las reuniones con los concesionarios, ya que sólo están peleando entre sí delante de los choferes.

En entrevista con El Heraldo, consideró que las empresas que formaron son sólo en el papel y operan bajo simulación, trabajando igual o peor que antes de que entrara en vigor la Ley de Movilidad. Aunque desde este mes de agosto debían gestarse los cambios marcados por esta legislación, aseguró que a la fecha no se ha avanzado, y la presión sigue hacia los choferes.

“Nos traen echando carreras y por eso el relajo que vemos todos en la calle; pero el usuario la primera imagen que tiene es la del operador y tiene razón. Sin embargo, no sabe las presiones que traemos por parte de los concesionarios, por parte de ATUSA, por parte de supervisores de la línea, el supervisor del patrón y recaudadores. Esto es un desastre”.

Por lo anterior, dijo que es necesario que trabajen juntos la autoridad y los choferes para hacer presión a los concesionarios y poder meterlos en cintura, toda vez que no tienen voluntad de cambiar ni de adecuarse a la nueva Ley de Movilidad.

“Hacemos un llamado a la autoridad, en este caso al señor gobernador, para que ponga a alguien en específico, incorruptible, que meta en cintura a estos señores. O sea, empresas de papel no queremos, queremos empresas que en verdad funcionen, como deben ser las empresas de transporte”.