Las emisiones contaminantes de plantas industriales en México aumentan a un ritmo acelerado.
De acuerdo con con el informe En balance, presentado por la Comisión de Cooperación Ambiental (CCA) de America del Norte el pasado 24 de abril, pasaron de 35 millones de toneladas en 2010 a 43.7 millones en 2013, último año con datos procesados.
Ello representa un incremento de casi 25 por ciento.
El registro corresponde a 2 mil 639 empresas y un total de 52 sustancias contaminantes.
Las emisiones al aire representan el 43 por ciento del total, seguidas por las transferencias fuera de sitio para reciclaje, con 33.2.
De esas emisiones, el 68 por ciento corresponde al sector de generación, transmisión y distribución de energía  eléctrica, y 16 al de fabricación de productos químicos básicos.
De acuerdo con los datos proporcionados por el Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC) a la CCA, las descargas en aguas superficiales aportan menos del 2 por ciento del total.
No obstante, advierte el informe, existe un subregistro de la contaminación generada por esas descargas.
“En México, las emisiones contaminantes al agua sí suelen estar sujetas a registro en el RETC, ya que el programa cubre descargas a cuerpos de agua nacionales (que incluyen gran parte de los cuerpos de agua del país).
“Sin embargo, las plantas de tratamiento de aguas residuales son de jurisdicción municipal y, por tanto, existe cierta ambigüedad en cuanto a los requisitos de registro para este sector”, apunta.
Las sustancias tóxicas persistentes y bioacumulables constituyen más de la mitad, 54 por ciento, de las emisiones contaminantes de la industria en México.
La CCA remarca el rezago de México en el registro de sustancias contaminantes respecto a Canadá y EU.
“En la última edición del informe En balance, por ejemplo, el análisis especial sobre el sector de fabricación de pulpa y papel recalcó la disparidad en el registro de metanol (sustancia que con frecuencia se emite como subproducto en operaciones de elaboración de pasta y blanqueo) porque no está incluido en la lista de contaminantes del RETC mexicano”, apunta.
IMPORTACIÓN
El reporte de la CCA indica que en América del Norte se registra un importante volumen de transferencias transfronterizas de sustancias contaminantes.
En 2013, consigna, EU transfirió a México 147.8 millones de kilogramos de esas sustancias. En tanto, México envió a EU 2.4 millones.
“Al igual que en 2010, las transferencias de Estados Unidos a México constaron casi en su totalidad de zinc (y sus compuestos) enviado para reciclaje: fabricantes de metales primarios (como siderúrgicas) de EU remitieron más de 20 millones de kilogramos a la planta Zinc Nacional en Nuevo León”, detalla.
“La mayor parte (casi 2 millones de kilogramos) de las transferencias de México a Estados Unidos fueron de plomo y sus compuestos, enviados para reciclaje, TED de México, ubicada en Ciudad Juárez, Chihuahua, que fabrica componentes eléctricos para vehículos”.
Dado que el zinc no está sujeto a registro como sustancia contaminante en México, alerta, resulta difícil rastrear la información sobre su manejo y destino final.

¡Participa con tu opinión!