Creció la industria de la construcción en Aguascalientes; tan sólo en la cámara que aglutina las empresas del sector, este año se incorporaron 35 nuevas empresas, que significan el 15% de las que tenía asociadas al inicio del 2017.

Así lo informó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, Luis Francisco Romero David, quien además destacó que 9 de cada 10 proyectos de obra pública en desarrollo, están asignados a constructores locales.

Es decir, el año se cierra con el cambio de paradigma para uno de los sectores que mayor impacto genera en la economía local, como es el de la construcción, ya que su activación ha permitido en este ejercicio crear más empleo, expansión de la economía y por supuesto solidificar un sector productivo que está demostrando capacidad y calidad.

En entrevista, el empresario expresó el reconocimiento de la industria de la construcción en el estado por las oportunidades que se están abriendo a los pequeños constructores para participar en el desarrollo de obra de infraestructura y servicios en la entidad.

Ellos, por su parte, han hecho el esfuerzo de responder con capacidad instalada y técnica a los retos de obras de mayor tamaño e inversión a través de alianzas estratégicas entre dos o más empresas, que impriman certeza en su actuar y confianza a la autoridad contratante.

En ese sentido, celebró que los empresarios del ramo hayan hecho conciencia de que la competencia no es entre ellos, sino con las empresas foráneas y de mayor dimensión técnica y económica que luchan por entrar a los estados a ganar licitaciones aparentemente con mucha más capacidad para su desarrollo.

“Dejar de lado el egoísmo es lo que ha permitido que el mayor porcentaje de los proyectos de obra estén ahora en manos de empresas constructoras locales, que éstas se estén multiplicando y que se pueda tener la expectativa de un mayor dinamismo en los años venideros, porque lo que deja la obra se está quedando aquí”, agregó.

Expuso que el cambio de escenario, respecto del sexenio anterior, ha motivado más a los empresarios constructores para participar en los concursos de obra y ser parte de los proyectos que plantean retos más grandes, pero también beneficios mayores para ellos, para las áreas de la economía que se impactan positivamente en forma indirecta y por supuesto para que más obreros de la construcción tengan trabajo.