Norma Zúñiga
Agencia Reforma

CDMX.- Este año, el robo de combustible de los ductos de Pemex crece a ritmo inusitado en Hidalgo, Morelos y Estado de México.
Ahora el ‘huachicol’, como se conoce al combustible robado a Pemex, no sólo reina en territorio poblano o guanajuatense, sino que se ha extendido a esas tres entidades.
Hidalgo ya es la cuarta entidad con mayor número de tomas clandestinas, detrás de Guanajuato, Puebla y Tamaulipas.
El aumento en el número de piquetes en territorio hidalguense fue de 204 por ciento, al pasar de 279 a 848 en los primeros 10 meses del año.
En todo el año pasado la entidad donde se ubica la Refinaría Miguel Hidalgo, una de las seis que tiene Pemex en el País, sumó 344 tomas clandestinas.
Ramsés Pech, experto en el sector energético, explicó que a raíz de que los operativos federales se enfocaron en Puebla, los delincuentes buscaron zonas con menos restricciones.
“Se saturó el mercado de clandestinidad en el Triángulo Rojo (y) buscaron otro mercado porque había poca vigilancia”, indicó.
A nivel nacional, hasta octubre, el tendido de ductos de Pemex acumula 8 mil 664 piquetes contra los 6 mil 873 de todo 2016, un alza de 26 por ciento.
Pech estimó que el robo del combustible se realiza en ductos que se ubican a la salida de las refinerías, por lo que podría estar involucrado personal de Pemex.
Grupo REFORMA publicó que fuentes del Ejército reconocían que las operaciones para frenar el robo de combustibles habían provocado un “efecto cucaracha” de los chupaductos, escapando de las zonas donde se aprieta la vigilancia.
En marzo de este año, frente a la Refinería Miguel Hidalgo, la Policía Federal encontró una toma clandestina dentro de las instalaciones de la empresa Construcciones Industriales Tapia, de donde se extraía combustible de un ducto de Pemex.
El Estado de México suma 842 piquetes en los diez primeros meses del año, en contraste con los 380 que se presentaron en el mismo lapso de 2016.
Aunque todavía no alcanza los niveles de Hidalgo y el Estado de México, de enero a octubre de este año Morelos ha registrado el mayor aumento en tomas clandestinas, de 530 por ciento.
En dicho periodo del año pasado sumó 47 piquetes y para octubre ya alcanzó 296.
Se estima que Pemex pierde anualmente 20 mil millones de pesos a raíz del robo del combustible, un promedio de 26 mil barriles al día.
Guanajuato y Puebla siguen siendo las entidades en donde más se presenta este delito. La primera registra mil 557 ordeñas y la segunda mil 263 entre enero y octubre.