Rolando Chacón
Agencia Reforma

EAGLE PASS, Texas, EU.- La Patrulla Fronteriza informó ayer que agentes asignados a esta ciudad fronteriza de Texas recuperaron el viernes, con tres horas de diferencia, los cuerpos de dos hombres, presuntamente migrantes, flotando en el Río Bravo.
Tan sólo este sector, que cubre la frontera entre Acuña-Del Río y Piedras Negras-Eagle Pass, se han contabilizado ya 17 fallecimientos en lo que va del año fiscal 2019 en Estados Unidos, que inició en octubre pasado.
La cifra es cercana a los 18 muertos del año fiscal 2017 y los 24 contabilizados en 2018, en lo que se considera un reflejo del repunte de la migración indocumentada.
Los dos cuerpos del viernes fueron encontrados por agentes que realizaban vigilancia en botes sobre el Río Bravo, en las inmediaciones del Puente Internacional 1 de Piedras Negras-Eagle Pass.
«El primer cuerpo fue encontrado cerca del Puente 1 y el segundo cuerpo se encontró unos 800 metros río arriba», indicó el informe.
Raúl L. Ortiz, jefe del sector de la Patrulla Fronteriza, advirtió que cruzar a nado el Río Bravo es riesgoso, aún en las mejores condiciones.
A principios de mayo, nueve migrantes centroamericanos subieron a una alberca inflable para cruzar afluente con resultados fatales.
Un bebé de 10 meses falleció ahogado y un niño de 7 años desapareció en las aguas, lo mismo que otras dos personas.
Las muertes de migrantes podrían incrementarse por el caudal del Río Bravo y por la cantidad de personas que supera los registros.
De octubre de 2017 a mayo de 2018, la Patrulla Fronteriza registró mil 387 arrestos de migrantes en la zona, pero en el mismo periodo de este año, la cifra es de 18 mil arrestos.