Cada vez son más frecuentes los casos de adolescentes entre 12 y 13 años con vida sexual activa o desordenada y con un patrón de conducta que rompe la estructura familiar en el municipio de Jesús María, reconoció la coordinadora del Centro de Ayuda Familiar de la Asociación Bienestar e Integración Familiar, Claudia Mayordomo Fernández.
La activista social señaló que en Jesús María sigue habiendo sucesos cercanos a Bifam de adolescentes que están en segundo y tercero de secundaria con vida sexual activa o desordenada, donde incluso se roban a las mujeres entre los 15 y los 16 años, cuyas parejas les venden la idea de que vivan juntos y donde detrás de todo ello hay una muy baja autoestima o bien relaciones interpersonales poco sanas.
“En la Asociación Bienestar e Integración Familiar, la mayor parte de las señoras que atendemos se fueron con el que ahora es su marido o pareja. Su primer hijo resultó ser fuera de matrimonio y cuando tenían entre 16 y 19 años, la mayoría niñas. A mí me preocupan los acontecimientos muy extremos que se están presentando, pero en general es normal que se vayan a los 16 y los 19 años”.
Claudia Mayordomo Fernández recalcó que, como asociación, en Bifam notan que actualmente el tejido social está muy lastimado y abundan pandillas, prostitución, narcomenudismo, adicciones, vandalismo, entre otras problemáticas. Apuntó que por las condiciones de las viviendas tan pequeñas y de cultura actual, hace que los niños sean testigos de las relaciones sexuales de los padres, lo cual favorece la precocidad.
“Eso está afectando la personalidad de los niños y los están haciendo muy vulnerables, los expone a tener una actividad sexual precoz y hace que tengamos un alto índice de madres adolescentes embarazadas. Se canalizan los casos que se presentan y si los están atendiendo, uno quisiera tener más gente en el DIF Estatal y Municipal de Jesús María”.
Finalmente, Claudia Mayordomo estableció que en Bifam se dedican a la formación integral de la personas, al darles el soporte de desarrollo de la personalidad para que tengan las herramientas y puedan resolver problemas y enfrentar los retos que se les presentan. “Es un trabajo de hablarles no sólo de sexualidad y de desarrollo de las personas”, finalizó.

¡Participa con tu opinión!