Ana Silvia Lozano Galindo
El Heraldo

En lo que va del año, más de treinta personas residentes en el estado de Aguascalientes han sido víctimas de extorsión telefónica en la modalidad de “secuestro virtual”, informó la Fiscalía General del Estado.
Reconoció que este tipo de hechos se ha venido multiplicando en los últimos meses en la entidad, con el lamentable daño patrimonial, pero sobre todo emocional a las treinta y tres personas que en diferentes momentos han sufrido la agresión y que han denunciado ante la autoridad.
Ante ello, la institución ha lanzado recomendación a la población para mantenerse alerta ante llamadas de teléfonos desconocidos, cuyos interlocutores planteen situaciones de riesgo y sobre todo amenazas.
Sobre el fenómeno, la Policía Federal ha mantenido vigente una campaña preventiva respecto a esta modalidad de extorsión telefónica en la que explica que el extorsionador realiza llamadas a números de teléfono fijo en forma aleatoria.
Su apuesta es que alguna de ellas sea atendida por un menor de edad, una persona de edad avanzada o que suene vulnerable, para identificarse como integrante de una organización delictiva de tipo violento.
Tras la primera intimidación, exigen a la víctima un número celular para llamarle y le ordenan no interrumpir la comunicación, bajo la advertencia que de hacerlo, su familia o propiedad será objeto de daño.
Asimismo, piden descolgar el teléfono de telefonía fija de la casa, tomar objetos de valor y dinero de forma rápida y salir de casa; lo cual crea un escenario de violencia o saqueo en el hogar.
El siguiente paso es ordenar a la víctima acudir a una tienda de conveniencia o autoservicio para comprar un celular nuevo y proporcionar el número al delincuente, apagar el celular personal, trasladarse a un hotel y solicitar una habitación.
Cumplido lo anterior, el delincuente se comunica al domicilio de la persona supuestamente plagiada y menciona a quien atienda la llamada que se trata de un secuestro, y aunque el familiar interrumpa la comunicación, al intentar contactar a la presunta víctima encuentra que el celular está apagado.
La institución policial señala en su campaña que la información en el ámbito familiar es sustancial a fin de que la alerta ante llamadas telefónicas sea por parte de todos los miembros, así como la comunicación, a fin de no caer en estas modalidades que están dañando a civiles.