Yarek Gayosso / Agencia Reforma

ACAPULCO, Gro.- Después de ganarle a tres jugadores top ten dentro del Abierto Mexicano de Tenis, Juan Martín del Potro, el nuevo rey de Acapulco, recupera la seguridad para enfrentarse a contrincantes como Roger Federer, actual número uno.

Para levantar el trofeo del AMT 2018, tuvo que eliminar al alemán Mischa Zverev, en segunda ronda al español David Ferrer, en la siguiente instancia venció al austriaco Dominic Thiem, sexto del mundo, en Semifinales al alemán Alexander Zverev, quinto del orbe y en la Final al sudafricano Kevin Anderson, octavo del mundo.

“Por que es el mejor (Federer) y juega mejor que todos, porque físicamente está impecable y no es fácil ganarle a Federer un Grand Slam, si me toca jugar contra él sería un privilegio como cada vez que me toca jugar.

“Y da igual si gano o si pierdo, siempre es un lindo momento para tener el día de mañana de recuerdo, mi mayor partido contra él fue la Final del US Open y ese trofeo lo tengo yo y no lo tiene él”, refirió el campeón esa edición 2009.

Después de tres operaciones en la muñeca, el argentino recordó los momentos difíciles por los qué pasó, pero que hoy lo tienen como número nueve del mundo.

“No imaginaba que en tres años iba a estar acá en el torneo, iba a estar top ten y después de 2015 pasé por una operación y estuve cerca de no volver a jugar más al tenis.

“Así que imagínate cómo me pude sentir en ese momento tan triste para mí y hoy encontrarme donde me encuentro y disfrutando de lo lindo que es este deporte”, apuntó.

Con el Guaje de plata, Del Potro consiguió su título 21 de su carrera profesional que comenzó en 2005.