El tiempo que los mexicanos destinan al cuidado de enfermos, sin paga de por medio, aumentó.
Si en 2015 se dedicaban 4 mil 731 millones de horas a esas actividades, al año siguiente se destinaron 5 mil 90 millones, reporta la Cuenta Satélite en Salud 2016, dada a conocer ayer por el Inegi.
Si ese tiempo fuera remunerado, añade el estudio, equivaldría a 288 mil 435 millones de pesos en 2016 cuando en 2015 se estimó en 181 mil 2 millones de pesos
El informe expone que si los hogares hubieran contratado durante 2016 a una persona para cuidar a sus enfermos, de cada 100 pesos que erogarían para este fin, 50 se destinarían para la atención de los miembros del hogar que presentan alguna discapacidad o enfermedad crónica y 23 pesos para proveer asistencia en salud a los integrantes de manera preventiva o cuyo padecimiento es temporal (gripa, tos, dolor de cabeza, etcétera).
Los pesos restantes se destinarían como ayuda a otros hogares o para trabajo voluntario.
A decir de Alejandro González, experto en política social, el trabajo no remunerado en salud suele crecer cuando el gasto en salud del Gobierno disminuye y los hogares no tienen dinero para pagar por servicios de cuidado privados.
«La gente hace lo que los sistemas públicos de salud deberían estar haciendo», señaló en entrevista.
El analista advirtió un mayor crecimiento en el tiempo destinado al cuidado de la salud debido al envejecimiento poblacional y ante la ausencia de sistemas públicos geriátricos y de pensiones suficientes.