El Heraldo de Aguascalientes

Creatividad ilimitada

José Luis Adriano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Hace dos años sostuve el Galaxy Note 7, pensando que era el teléfono perfecto del 2016. Con sensor de iris, protección contra agua, lápiz S Pen y batería de 3,500 mAh, era un objeto de deseo… hasta que vinieron las fallas que terminaron por descontinuarlo del mercado.
Dos años después, sostengo el Galaxy Note 9, ahora contendiente a mejor smartphone del 2018. Su pantalla es de 6.4 pulgadas, sus cámaras de 12 MP y el sensor de iris acompaña al sensor de huellas digitales para desbloquear el equipo. La memoria interna pasa de 64GB a 128GB, y la batería ofrece 4 mil mAh de capacidad. ¿Qué más se le puede pedir?
Tres semanas antes de su disponibilidad en tiendas, pude usar el Note 9 como si ya fuera mi equipo personal. Comprobé su cámara: el sistema de doble lente es muy similar al del Galaxy S9 con zoom óptico 2X, y en modo manual, uno de sus lentes cambia su apertura de F2.4 a F1.5 para que las fotos de noche luzcan perfectas.
La novedad en el Note 9 es un sistema de inteligencia artificial que reconoce entre 20 escenas distintas para optimizar la luz y color al tomar edificios, plantas o textos. En mi experiencia, esta función fue adecuada, pero es más rápida la que ofrecen el Mate 10 y el P20 de Huawei.
Al probar el Note 9 también usé su nuevo S Pen, el accesorio que mantiene al Note como un teléfono único. De hecho, este 2018 solo el LG Q Stylus fue lanzado al mercado con una pluma digital, aunque es un teléfono de gama media.
No soy arquitecto, ilustrador ni fotógrafo profesional, por lo que los dibujos no fueron mi prioridad, pero sí aproveché el S Pen para escribir. Estoy tomando un curso de matemáticas, y con esta función pude hacer operaciones y números directamente desde la pantalla. Si fue útil para mí, también para un estudiante universitario.
Al sacar el lápiz mientras activas la cámara, basta presionar el botón del S Pen para tomar la foto. Es bueno para las selfies, pero más para tomar fotos a distancia con su cámara principal. También sirve para saltar entre canciones rápidamente, o entre videos de YouTube.
La batería, por otro lado, cumple lo prometido: los 4 mil mAh, efectivamente, me alcanzaron para todo el día, aunque esperaba un poco más. Usuarios menos intensos quizá tengan batería para día y medio.
Los 128GB de memoria, en su aspecto interno, son perfectos: no me dio miedo descargar un centenar de playlists y discos en Spotify, porque 20GB de peso de la aplicación no intimidaron la capacidad de almacenamiento del Note 9.
Así, tras mi experiencia de uso, los ‘peros’ que le pongo al Note 9 son secundarios. El diseño de su cámara trasera me parece raro, porque un lente es más grande que otro y se ve asimétrico. El otro ‘pero’ viene desde su software: con Android Pie acabado de lanzar al mercado, duele saber que pasarán varios meses antes de que Samsung lance su actualización.
Por otro lado, el Note 9 deja la barra muy alta sobre lo que se le puede pedir al siguiente equipo de Samsung: ¿sensor de huella en la pantalla? ¿Una pantalla sin ningún tipo de bordes? ¿Un teléfono flexible? ¿Un nuevo diseño? ¿Un sistema de triple cámara?
Al parecer, habrá que esperar al 2019 para descubrirlo.

Lo peor
Incluso con todo su poder, el Galaxy Note 9 corre el riesgo de quedar a la sombra de otros teléfonos de gama alta. Si la cuestión es el precio, el Note 9 es incluso más caro que el iPhone X. Si el tema es el diseño, el Huawei P20 Pro podría gustarte más. Si hablamos de revolución, el Note 9 es más bien una mejora del Galaxy Note 8.

Lo mejor
El S Pen ahora ofrece muchas más razones para aprovecharlo. Usarlo para dibujar o escribir sigue siendo útil, pero su control remoto podría terminar siendo más utilizado: al momento de dar presentaciones, al tomar fotos a distancia o al cambiar canciones rápidamente mientras escribes en su pantalla.

Conclusión
El Samsung Galaxy Note 9 será, probablemente, el equipo de cómputo más poderoso con que cuentes en tu día a día. Con pantalla, memoria, cámara y batería enormes, será el teléfono perfecto de cualquier ejecutivo o creativo… o de cualquiera que pueda pagar su precio.

Samsung Galaxy Note 9
$25,000 en línea
preventa a partir del 23 de agosto