Se creó un cemento amigable con el medio ambiente a partir de reciclar residuos de las industrias metalúrgicas, que reemplazan a los compuestos básicos del material para construcción.

Su creador, el ingeniero mexicano Oscar Ojeda, confía en la utilización de desechos sólidos industriales como una alternativa para contribuir a la solución del deterioro ambiental.

Además, el compuesto de materiales reciclados disminuye el costo final de la mezcla, que destaca también por su resistencia y durabilidad superior.

La creación sucedió cuando el especialista decidió sustituir la arena por desechos industriales de lana mineral.

Cuando evaluó las propiedades físicas y mecánicas de su creación, el especialista descubrió que sustituir hasta el 60 por ciento de arena por desecho de lana mineral redujo la porosidad, por lo que aumentó la densidad del cemento y mejoró su resistencia a la compresión y a la flexión.

“Después de los 56 días de curada, la mezcla con residuos industriales superó en alrededor de un 15 por ciento la resistencia en comparación de los concretos tradicionales”, aseguró.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el procesamiento, transformación y transporte de materias primeras no renovables involucradas en la industria de la construcción son responsables de alrededor del 30 por ciento de la huella global del carbono.

Añadió que el sector de la construcción consume 50 por ciento de los recursos naturales del planeta, 40 por ciento de la energía y genera 50 por ciento del total de residuos.

¡Participa con tu opinión!