La mañana de este lunes, tres de cada cien obreros de la construcción no se presentaron a trabajar; la ausencia de cada uno representará la pérdida de casi el 20% de su tiempo laboral semanal, es decir, una merma para la productividad y también para su ingreso familiar.

Y es que el famoso “San Lunes”, consistente en no trabajar el primer día laboral de la semana y atribuido principalmente a los trabajadores de la obra, no es un mito, sino que, por el contrario, se mantiene como una práctica lamentablemente arraigada.

Al respecto, el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Aguascalientes, Luis Francisco Romero David, señaló que, contra este añejo vicio, las empresas constructoras han implementado diversas medidas.

Algunas empresas recalcan a sus trabajadores que no se aceptará justificación alguna de falta los días lunes, por lo que el descuento de la jornada en su salario semanal, bajo ninguna circunstancia se perdonará. En otras, se estableciendo un “descanso obligado” también el martes y por supuesto les descuentan los dos días, como una forma de hacer conciencia en ellos de la inconveniencia de faltar.

“Otros empresarios han optado por pagar el salario semanal precisamente el lunes de cada semana, creyendo que con ello el ausentismo disminuirá y sí, en esos casos ha tendido a la baja, pero desgraciadamente no a su eliminación”, agregó.