La facultad de padres, tutores y adultos en general para corregir a los menores de edad, tiene límites, advirtió el presidente del Poder Judicial del Estado, Juan Manuel Ponce Sánchez.
Nada justifica que se incurra en un trato deshumanizado en contra de otra persona, especialmente de un infante, aunque la intención de ello se explique como un interés “formativo” para quien recibe ese trato.
En entrevista, sostuvo que la ley no distingue una buena finalidad, por lo que no es justificable de ninguna manera encadenar a un individuo “por su bien” pues se está saliendo de los cauces legales.
En ese sentido explicó que si el asunto del adolescente víctima de un trato de esa naturaleza por su padre llega a tribunales, los jueces tendrán que analizar el contexto bajo el cual se desarrolló la acción y en ese sentido se pronunciarán.
Sin embargo, dejó en claro que la ley no justifica lesiones, privación de la libertad ni trato deshumanizado como acciones educativas o de control, pues los adultos deben buscar otro tipo de mecanismos para educar y para corregir a los hijos.
Ponce Sánchez reconoció que puede haber mil razones que motiven una acción de esa naturaleza, pero la sociedad en lo general debe saber que nadie tiene derecho a encadenar a otra persona porque es una circunstancia contraria a la ley.
Consideró comprensible la desesperación de un padre que quiere corregir a su hijo para encauzarlo, pero no la manera de hacerlo, aludiendo el caso que esta semana sacó a la ley a un adolescente encadenado en tanto el progenitor salía a trabajar.
Recordó que la facultad de corrección hacia los hijos tiene límites y de ninguna manera puede sobrepasar los derechos fundamentales de un menor, pero hay apoyo profesional, institucional, en las escuelas y en grupos de apoyo que puede ayudar significativamente.
Ponce Sánchez recalcó que la sociedad ha evolucionado y hay formas para sacar adelante a los hijos de mejor manera, y una de ellas es respetar sus derechos pero también enseñarles las obligaciones que tienen y enseñarles a que las cumplan.