Las elecciones federales y locales del domingo próximo serán las más supervisadas de que se tenga memoria, al haber un auténtico ejército ciudadano encargado de vigilar que la jornada transcurra con absoluto respeto a la ley, por lo que difícilmente habrá quien desafíe en cada lugar la mirada escudriñadora de 18 personas de distintas procedencias políticas y de los seis funcionarios de casilla.

Por lo anterior no cabe afirmar que puede haber un “fraude”, ni que se busque una simulación para arrebatar un triunfo que se cree está asegurado. La última palabra la tiene el pueblo, que con su voto decidirá el resultado final, aunque es común que algunos candidatos busquen sembrar la duda para curarse en salud en caso de que las cosas no salgan como las han propalado.

En cada casilla habrá una mesa directiva integrada por un presidente y dos secretarios (uno para la elección federal y otro para la elección local) y tres escrutadores (dos para la elección federal y uno para la elección local), de igual manera se contarán con tres suplentes por casilla ante la posible ausencia de alguno de los titulares.

Lo anterior se debe a que son comicios concurrentes, esto es, que al mismo tiempo que se elige al Presidente de la República, a dos senadores y a dos diputados federales, es a 18 diputados locales, asimismo, de acuerdo a la suma total de votos emitidos por la mayoría relativa, que se obtengan en cada caso, será como se haga la repartición de los escaños de representación proporcional (plurinominales).

Durante todo el día, cada partido tendrá acreditados a dos representantes en cada casilla, uno para la elección federal y el otro para la elección local, por lo que al ser nueve partidos serán hasta 18 comisionados, a los que se agregan los de los candidatos independientes en los distritos seis y siete locales.

Igualmente, los partidos tendrán representantes generales, que tienen a su cargo cierto número de casillas por lo que harán visitas a cada sitio tantas veces como sea necesario, que se suman a los observadores y a los funcionarios de los organismos federal y estatal de electores. A nivel nacional el INE acreditó 112 observadores extranjeros, 58 son mujeres y 54 hombres, que provienen de 33 países, por lo que la observación internacional será la más alta de la historia.

El vocal ejecutivo en Aguascalientes del Instituto Nacional Electoral, Ignacio Ruelas Olvera, subrayó que cerca de 40 mil personas resguardarán la legalidad del proceso, lo que constituye una garantía para los votantes del respeto que habrá a su propensión

Los funcionarios de casilla recibieron capacitación, con lo cual se avala que sabrán atender la actividad que les ha sido encomendada, lo mismo que los enviados de los partidos deben tener conocimiento sobre la legislación respectiva, de manera que difícilmente habrá quien pueda tergiversar la labor comicial.

Es indudable que la decisión que se adopte el domingo será muy importante para la sociedad, por lo que debe haber confianza plena que al final del día los candidatos electos serán los que la generalidad quiso que ellos fueran, por lo que como en toda democracia, la mayoría es la que dicta el desenlace de los comicios, a lo que hay que apegarse sin reservas.

DESPERTAR CIUDADANO

Aunque siempre ha habido oficinas públicas para recibir denuncias y apelaciones en contra de alguna dependencia gubernamental, pocas veces se recurría a ellas al percibirse que no había respuesta o era intrincada para proteger al responsable, en cambio hoy se comprueba un creciente interés en aprovechar otra opción para hacerse oír y que se haga justicia.

El caso más común es el que aún se vive en la ventanilla de la concesionaria de aguas por el cobro del servicio, lo que en ocasiones ha llegado a varios miles de pesos de una casa que se localiza en una colonia popular, hecho que provoca que el usuario trate que le reconozcan el pago histórico, pero para lograrlo tiene que pasar por una serie de trámites, o que de plano le den largas.

La respuesta a ese tipo de reclamos está en la Sala Administrativa del Poder Judicial del Estado, que en lo que va del año registra 294 juicios por ese motivo, además de 355 expedientes en contra del cobro de predial, lo que en conjunto significa el 61% de la carga de trabajo que atiende esta oficina.

Es importante mencionar que no todos los quejosos ganan la demanda y cuando se logra se impone la nulidad de los cargos, pero cuando es lo contrario se explica el porqué es justificable el cobro y a lo que el ciudadano debe sujetarse.

Del uno de enero al 15 de junio la Sala Administrativa registra 1,060 demandas de nulidad, que en orden de importancia ocupan el predial y el agua potable, en tercer lugar están las multas por violar la Ley de Vialidad, con 196 casos y que significa 18.5% del total, enseguida es en contra del alcoholímetro, con 83 casos, el quinto casillero lo ocupa los 28 juicios de nulidad en contra de créditos fiscales y un número igual para impugnar las destituciones del cargo.

También se encuentran las multas de tipo administrativo, con 19 denuncias de revocación, 15 por clausuras o intervención de verificación y 13 expedientes sobre concesiones y de responsabilidad patrimonial.

Si se observan los asuntos que se ventilan en esa dependencia, en otros tiempos la regla general era una causa perdida, debido a que los ciudadanos presentaban la queja ante la misma oficina que imponía la sanción, por lo que difícilmente había un desenlace favorable y cuando se daba lo hacía de manera parcial, lo contrario ocurre actualmente ya que tres magistrados están dedicados a conocer, estudiar, valorar y dictaminar lo que procede, lo que consolida la confianza en sus fallos al actuar con independencia, equidad y rectitud.

Su objetivo es fortalecer la confianza ciudadana en las instituciones, al ser un espacio en el que se puede escuchar y atenderse el reclamo y con la seguridad de que habrá una sentencia independiente e imparcial, lo que ha motivado que cada vez más personas acudan a presentar sus asuntos, y al mismo tiempo otras oficinas sepan que no pueden actuar a su libre albedrío sino bajo la subordinación que dispone la ley.

EQUIDAD ECONÓMICA

En tanto siga deteriorándose el poder de compra de los trabajadores, de poco sirven los aumentos salariales, afirmó el líder estatal de la Confederación Regional de Obreros y Campesinos (CROC), J. Refugio Marín Ruiz, por lo que toda promesa que sobre ese particular hagan los candidatos presidenciales y a otros puestos de elección popular hay que tomarlas con bastante reserva, ya que un incremento sin sustento real se vuelve un búmeran para el que lo recibe. Aclaró que de ninguna manera está en contra de que se eleve el ingreso, sino que antes hay que decretar el congelamiento de precios de los productos de primera necesidad, lo que de lograrse garantizaría un mejor provecho. Han sido muchos años de retrocesos para la economía de la familia obrera sin que se avizore un cambio, ya que todos los ofrecimientos que hay no dicen los “cómos”, sino que utilizan la necesidad como un gancho para lograr el voto, de ahí que más allá de quien gane las elecciones lo importante es que asuma un compromiso de llevar a cabo una transformación de la economía, en que la fuerza del trabajo ocupe un lugar preponderante.